Arucas.

Arucas abre el paseo peatonal y carril bici en la vía a Tenoya tras cinco años

La obra del Pasaje de Venezuela responde a una vieja demanda de seguridad de los vecinos

Visita institucional para estrenar la nueva senda peatonal y carril bici. | |

Visita institucional para estrenar la nueva senda peatonal y carril bici. | | / D. Delfour

Javier Bolaños

Javier Bolaños

Arucas estrena el nuevo paseo peatonal y carril bici con una longitud de 475 metros que va desde el cruce del Mesón Canario por el Pasaje Venezuela y la parte baja de Santidad, en la carretera que conecta con el barrio de Tenoya (GC-300), en Las Palmas de Gran Canaria. El proyecto, que se inició hace cinco años y que se paralizó durante su ejecución dos años como consecuencia de la renuncia de la primera empresa adjudicataria por algunos problemas surgidos en algunas partes y también el retraso de derivado de la pandemia, ha alcanzado por los distintos sobrecostes una inversión de 4.316.974 euros.

La obra era una histórica reivindicación de los vecinos, que se jugaban la vida para moverse por la zona a pie, sobre todo cuando se trataba de llevar a niños a los colegios de la zona.

El plan inicial establecía que la constructora tardaría dos años en materializarla, por lo que debía haber entrado en servicio en 2021. Sin embargo, se ha prolongado cerca de cinco años. Y ahora ya sí ha visto la luz.

El proyecto ha consistido, básicamente, en ampliar la plataforma de la vía, además de ejecutar un paseo peatonal, un vial de servicio destinado a dar acceso a las viviendas a edificar en la zona, un carril bici y la pavimentación de una zona de recreo y esparcimiento.

Los trabajos han sorteado múltiples contratiempos desde el inicio

A su vez, se ha habilitado una parada de guaguas en el margen izquierdo próximo a la nueva glorieta del Pasaje Venezuela, lo que ha permitido conectar las viviendas de la parte alta, desde la calle Los Caídos, con la GC-300, con una rampa accesible. De forma paralela, se han renovado las redes de servicios. Y se han soterrado las líneas aéreas de media tensión y una nueva red de alumbrado público, tanto en el paseo peatonal como en la calle Los Caídos.

La actuación se ha complementado con 28 columnas de diez metros de brazo doble, una con brazo sencillo a lo largo del paseo y de la calle Los Caídos y seis columnas de entre cuatro y seis metros en la zona de escaleras, entre otros complementos.

Al acto de estreno de este vial paralelo asistió el ministro de Política Territorial y exalcalde de Arucas, Ángel Víctor Torres; el presidente del Cabildo, Antonio Morales; el alcalde, Juan Jesús Facundo; y el consejero insular de Cooperación Institucional, Carmelo Ramírez, junto a miembros de la Corporación y algunos vecinos de la zona, dada la participación económica de distintas Administraciones.

Juan Jesús Facundo apuntó que queda un remate final, que va a contar con una aportación municipal de 1,5 millones.

La actuación da respuesta a un barrio que se sentía aislado y sin conexión peatonal a ningún sitio, con el peligro que supone a los residentes que tienen que salir del barrio a pie para ir a la farmacia, el ambulatorio, colegios y a los comercios más próximos, toda vez que el barrio de Santidad está cerca, pero es inaccesible a pie, según venían desde hace tiempo denunciando los vecinos de la zona.

No hay que olvidar que, a la salida de este barrio, en su conexión con la GC-300, no había ni acera ni paso de peatones, porque al estar cerca de una curva, el servicio de carreteras, antigua propietaria de la vía hasta su municipalización, se negó a ponerlo porque incumplía la normativa de carreteras. Tampoco se dio entonces respuesta a la colocación de un semáforo, tan demandado por los residentes de la zona, según se especificaba en el proyecto inicial.

De ahí que los residentes viniesen desde comienzos de siglo demandando esta actuación para mejorar la movilidad, que se ha prolongado hasta ahora.

Suscríbete para seguir leyendo