Las consejerías de Educación y Empleo del Gobierno de Canarias pondrán en marcha el próximo año en Lanzarote una experiencia piloto encaminada a la mejora de las infraestructuras educativas de la Isla. El objetivo es que las obras en los colegios e institutos se realicen a cargo de los programas de empleo del Ejecutivo canario financiados por la Consejería de Educación. Los ayuntamientos también colaborarán en los proyectos pero sólo se harán cargo del traslado de los trabajadores a las distintas obras.

El vicepresidente y consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad, José Miguel Pérez, mantuvo ayer un encuentro con los equipos directivos de los centros escolares de la Isla para explicarles las líneas de actuación de su Departamento durante los próximos años.

"La isla de Lanzarote tiene por lo general bien cubierta su oferta educativa pero no tanto el conjunto de sus infraestructuras, de ahí la puesta en marcha de este programa, que consiste en abrir un abanico de reformas en sus centros educativos", explica. La Consejería se comprometió también a elaborar los proyectos de los colegios de La Destila en Arrecife y El Quintero de San Bartolomé, aunque sin fijar el inicio de las obras.