Sara Irache, de nueve años, y su padre, Santiago, se llevaron ayer para Madrid "el mejor regalo de Reyes" de sus vacaciones navideñas en Lanzarote. Un autógrafo y una fotografía con su ídolo: el piloto de MotosGP y tricampeón del mundo Dani Pedrosa, que lleva a cabo sus entrenamientos y recuperación física en la isla de los volcanes.

"Mi hija Sara ha crecido viendo en la televisión, desde que tenía tres años, a Pedrosa y ha sido una gran sorpresa que esté aquí y poder verlo", afirmó Santiago antes de salir disparado desde Playa Blanca (Yaiza) hasta el aeropuerto de Guacimeta a coger el avión que los llevaría de vuelta a la capital española.

Pedrosa es un deportista de pocas palabras, pero firmó decenas de hojas en blanco, pósteres y cascos de motos a quienes acudieron a verlo, fotografiarse e intercambiar algunas palabras con él. Se presentó en el escenario del Salón Timanfaya del hotel Princesa Yaiza con treinta minutos de retraso sobre la hora prevista del inicio del encuentro con sus admiradores canarios, las seis de la tarde. "Gracias a todos por venir. Me gustaría dedicarles un poco de tiempo", le dijo al público. Alrededor de media hora después abandonaba la sala para retomar su preparación física en el gimnasio del establecimiento, el mismo en el que se hospeda la selección española de balonmano.

Rosa Delia González, vecina de Yaiza, acudió en familia a conocer a Pedrosa. Además de su marido, acompañó a sus hijos Diego, de cinco años, y Gabriel, de siete. "Cuando él [en referencia al motorista] no está en la tele, mis niños pasan de la carrera", comentó Rosa Delia.

"A ver si no te lesionas más"

De camino al Princesa Yaiza, María Auxiliadora transmitía la emoción a su hija Carolina, que en la víspera de Reyes cumplió diez años. "Escucha el rugir de esa moto. A lo mejor es la Honda de Pedrosa que ya se acerca", bromeó la mujer. Ni rastro de la máquina, como era de esperar, pero la chiquilla y su madre se fueron "muy contentas" con la sonrisa que les regaló el deportista. "Que tengas mucha suerte en la nueva temporada. A ver si no tienes más lesiones y les ganas a todos", le dijo la pequeña, que casi no se despega del corredor.

Después de abandonar el salón de actos Timanfaya, Pedrosa volvió al gimnasio del establecimiento hotelero para proseguir con su preparación física bajo las directrices del preparador de la selección española de balonmano, Francisco Seiru-lo, y el médico del equipo, Juanjo Muñoz Benito.