El senador por Lanzarote, Óscar Luzardo (PP), anunció ayer que solicitará a su partido que incluya una enmienda en los presupuestos estatales para este año, cuyo borrador fue presentado por el Gobierno la pasada semana, con el fin de que los viticultores no se queden sin las ayudas a la uva para 2012, que ascienden a un millón de euros en el caso de la Isla y a 4,5 en todo el Archipiélago. Las subvenciones para los viñedos son sufragadas al 50% entre el Estado y la comunidad autónoma. "En Canarias no sabemos lo que va a pasar, pero de momento, la partida del Estado no figura en los presupuestos", dijo Luzardo.

A partir de 2014, precisó el senador, "toda las ayudas del Programa de Acciones Específicas para el sector agrícola por el Alejamiento y la Insularidad (Posei), entre las que se incluyen las de la uva, quedarán consolidadas a través de Europa, pero de forma transitoria son los gobiernos de España y Canarias los que se encargan de pagarlas". Se comprometió a "intentar por todos los medios, incluso solicitando el apoyo de la Unión Europea a través del presidente de la comisión parlamentaria de agricultura, Gabriel Mato," que ese complemento económico para las producciones agrarias, no sólo para la uva, se mantenga en las cuentas estatales de 2012 y 2013.

En caso de que no fuera posible, dijo Luzardo, "lo lógico sería que desde el Ejecutivo regional, que es quien reparte esos fondos estatales para la agricultura, básicamente, para el plátano, el tomate y la viña, si hubiera que detraer dinero, se hiciera de forma proporcional entre las distintas producciones para que el recorte no le toque sólo a un sector".

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Vinos de Lanzarote expresó su "profunda preocupación" por la ausencia para el mantenimiento de los viñedos canarios y se ha dirigido a Luzardo y al diputado nacional del PP por la provincia de Las Palmas Francisco Cabrera, para que el montante se mantenga.

Cada viticultor conejero recibe una ayuda de 1.650 euros por hectárea cultivada, por su contribución al mantenimiento de un paisaje único en el mundo, de alto valor medioambiental y que constituye uno de los principales atractivos turísticos.