Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cirujano que luchó por la Isla

El que fuera jefe del servicio de cirugía y aparato digestivo del hospital de Lanzarote durante 25 años, Carlos Henríquez, fallece a los 72 años

El cirujano que luchó por la Isla

La sanidad lanzaroteña está de luto. El fallecimiento el pasado martes del que fuera jefe del servicio de cirugía y aparato digestivo del hospital de Lanzarote durante 25 años, Carlos Henríquez de Gastañondo ha supuesto un auténtico mazazo para todos aquellos que trabajaron con este doctor que llegó a la isla en el año 1985. "Se sintió orgulloso de ser médico de Lanzarote". El actual jefe del servicio de cirugía del hospital José Molina Orosa de Arrecife, Martín Toral resumía ayer la trayectoria profesional de su antecesor en el cargo.

"El Jefe, el Viejo, como así le llamábamos, con la magnitud, nada peyorativa, que estos adjetivos encierran, puso en marcha diferentes procedimientos que en ningún hospital comarcal de Canarias, ni de España, se desarrollan en la actualidad", destaca el doctor Martín Toral que no dudó ayer en resaltar la figura del cirujano que transformó el servicio de cirugía en la isla. "Con sus logros permitió que muchos lanzaroteños no tuvieran que desplazarse a los hospitales de Gran Canaria y Tenerife porque esas intervenciones ya eran posibles en nuestra isla gracias a su esfuerzo y lucha por conseguir los mejores medios materiales", apunta Martín Toral.

Carlos Henríquez fallecía el pasado martes a la edad de 72 años, dos años después de su jubilación como jefe del servicio de cirugía del Molina Orosa. Un cargo que desempeñó desde su llegada a Lanzarote procedente de Tarragona donde había ejercido tras terminar su carrera.

Natural de Colombia, Henríquez de Gastañondo ya no volvió a su país natal desde que terminara la carrera de Medicina en España. En Lanzarote fue también profesor de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y llegó a ostentar por unos años el cargo de director médico del hospital lanzaroteño. Es padre de dos hijos y una hija que actualmente ejerce como ginecóloga en la clínica Quirón de Madrid.

El doctor Henríquez logró que en Lanzarote se realizaran operaciones de páncreas, esófago y colon, cirugías éstas que no se llevan a cabo en otros hospitales comarcales de Canarias. Otro de sus retos fue convocar en Lanzarote un congreso de cirugía de mama a nivel internacional, fruto del cual se fijaron nuevas pautas para estas operaciones.

Sus compañeros recuerdan que siempre les hablaba de lo arduo que fue dotar a Lanzarote de un Hospital como el que hoy tenemos. "Luchó por ello, y tampoco se conformó con el objetivo alcanzado. Al día siguiente, ya estaba preparando otra meta, otro reto. Nos enseñó a no conformarnos. La batalla, silenciosa, con su ahínco, con su liderazgo, es nuestro ejemplo", destaca el doctor Martín Toral.

Su capilla ardiente está instalada desde la tarde de ayer en el salón de actos del hospital Molina Orosa. Su cuerpo será incinerado hoy a las 11.00 horas en Arrecife.

Compartir el artículo

stats