Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las rachas de viento se llevan ventanas y mobiliario urbano en los pueblos

Una vecina de Arrecife es trasladada al hospital por dolores cervicales al recibir el impacto de una plancha de un techo - La lluvia inunda varias calles de la capital

Las rachas de viento se llevan ventanas y mobiliario urbano en los pueblos

Lanzarote vivía ayer otra ajetreada jornada bajo el temporal. Las fuertes rachas de viento, que en la zona norte de la isla llegó a alcanzar los 77 kilómetros por hora, provocó el desprendimiento de ventanas, carteles de negocios, tapas de bidones, ramas de árboles y numeroso mobiliario urbano. El único incidente de relativa importancia tuvo lugar enla calle Gómez Ulla de Arrecife cuando una vecina tuvo que ser trasladada al hospital José Molina Orosa por dolores cervicales al recibir el impacto de una plancha de un techo de su azotea.

El gerente del Consorcio de Emergencia de Lanzarote, Enrique Espinosa destaca que las mayores intervenciones, alrededor de un centenar, estuvieron relacionadas con desprendimientos y caidas de todo tipo de materiales en la calzada por el fuerte viento. La lluvia, que en Arrecife alcanzó hasta los 50 litros por metro cuadrado, volvió a inundar varias calles, de forma especial la de Gómez Ulla.

Sin embargo, Espinosa destaca que en las zonas con más posibilidad de inundaciones se colocaron camiones especiales para achicar el agua lo que minimizó los problemas a vecinos y edificios.

En Arrecife también se tuvo que intervenir por el desprendimiento de una parte del techo del pabellón deportivo de Argana Alta, que se encuentra cerrado desde hace meses precisamente por el mal estado de la cubierta. Los bomberos se vieron obligados a intervenir en la calle Real de Arrecife, una de las más transitadas de la ciudad, por desprendimientos de ventanas en los edificios, una de las cuales impactó en plena vía desde un quinto piso sin que hubiera que lamentar ninguna víctima.

El Consorcio cerró al tráfico el tramo de carretera comprendido entre El Molino hasta un poco antes de la entrada al pueblo de Famara, una zona que suele inundarse cada vez que llueve con intensidad. Asimismo, ayer también estaba cerrada la carretera que comunica la localidad de Nazaret y el Complejo Agroindustrial en Teguise, aunque por precaución.

El servicio de carreteras del Cabildo de Lanzarote tuvo un día movido para limpiar los desprendimientos en otras carreteras como la Lz 10, antes de llegar al pueblo de Teguise; la de Tabayesco; y la Lz 201 que une Arrieta con Ye.

El Consorcio espera levantar hoy las prealertas por lluvias y vientos aunque es probable que se mantenga por fenómenos costeros adversos. La cola del temporal seguirá afectando a las costas lanzaroteñas.

Compartir el artículo

stats