Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El lujo del mar pasa por Lanzarote

Los puertos deportivos de la Isla reciben un importante número de megayates antes de cruzar el Atlántico

El lujo del mar pasa por Lanzarote

El lujo del mar pasa por Lanzarote

La apertura el pasado mes de octubre del puerto deportivo Marina Lanzarote en Arrecife ha supuesto un auténtico espaldarazo para la presencia en la isla de los denominados megayates, las embarcaciones de más lujo que surcan los mares de todo el mundo. Una oferta que se ha unido a la que ya venían prestando los puertos deportivos de Puerto Calero y Marina Rubicón en Playa Blanca, ambos en el municipio de Yaiza.

El director de Operaciones de Calero Marinas, Constante Lorenzo, no duda en señalar que el incremento de los servicios que se ofrecen a los superyates "ha supuesto un reclamo para que las embarcaciones de gran eslora escojan Canarias para hacer escala", destaca Constante después de asistir a la maniobra de atraque del megayate Tanusha, que con 65 metros de eslora se convirtió ayer en la embarcación más grande que ha llegado a Marina Lanzarote desde que se abriera al público hace unos tres meses.

La mejora de los servicios (en Marina Lanzarote existe la mayor grúa de España para las reparaciones de estas superestructuras del mar) es fundamental para que los yates de lujo opten por hacer una escala técnica en Lanzarote antes de cruzar el Océano Atlántico en sus viajes al Caribe o a la costa de Estados Unidos.

Sin embargo, Constante Lorenzo destaca que si bien hasta ahora "nos encontrábamos con embarcaciones que paraban en la isla solo en su ruta hacia el Caribe en la actualidad, al conocer los capitanes y propietarios de estos yates que hay infraestructuras con capacidad para darles servicios, hace que algunos simplemente se planteen venir de crucero por las islas y volver posteriormente a la Península", indica.

Un crucero por Canarias es precisamente lo que ha venido hacer el súper yate Tanusha que llegó ayer procedente de Barcelona para visitar algunas de las islas del Archipiélago.

Un barco, construido en el año 2009, que solo en tripulación cuenta con unas 20 personas a bordo. Además, tiene una suite para cuatro personas y hasta 13 camarotes con capacidad para diez invitados más.

El director de Marina Rubicón, Rafael Lasso, aseguraba recientemente que la elección de Lanzarote como destino turístico para estos megayates es otra de las opciones que están ganando terreno. Otra de las novedades es que la presencia de megayates en Lanzarote está teniendo lugar cada vez con más frecuencia y no sólo en el mes de noviembre, que era tradicionalmente la temporada para este tipo de embarcaciones antes de su viaje transoceánico.

Desde esta semana se encuentra también en Lanzarote, otro megayate, concretamente el Ahimsa, que ha recalado en Puerto Calero para aprovisionarse de combustible antes de seguir su viaje hacia el Caribe. Construido en el año 2011 por los astilleros Vitters en Holanda cuenta con una eslora de 66 metros y ofrece uno de los mástiles más altos del mundo con 83 metros.

Diseñado por el prestigioso estudio de arquitectura naval del Reino Unido, Dubois, el Ahimsa cuenta con numerosos elementos de ingeniería de diseño nunca antes visto como el citado mástil fabricado de carbono y la capacidad de izar la vela mayor en menos de dos minutos. Precisamente, uno de sus principales encantos es que cuenta con una las pinturas en tela más grandes del mundo ya que su vela mayor tiene un cuadro del artista noruego Magne Furuholmen.

Está previsto que el Ahimsa abandone a lo largo de la jornada de hoy las instalaciones de Puerto Calero para afrontar su travesía transoceánica.

Compartir el artículo

stats