Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vacaciones en el mar de alquiler

La empresa alemana Thinius fija en Arrecife su base en Canarias

José Miguel Martín, ayer, en la cubierta de uno de los veleros en el puerto deportivo de Arrecife.

José Miguel Martín, ayer, en la cubierta de uno de los veleros en el puerto deportivo de Arrecife. JAVIER FUENTES

Arrecife incorpora un nuevo atractivo para el turismo náutico con el establecimiento de la base de barcos de alquiler vacacional que la empresa alemana Thinius Yachtcharter tiene desde hace dos meses y medio en el puerto deportivo Marina Lanzarote.

Cinco veleros y un catamarán forman esta flota con esloras de entre 37 y 51 pies (entre 11,5 y 17 metros). Fueron construidos el pasado año en los astilleros de Bavaria, en Alemania. Se trata de las primeras embarcaciones que Thinius Yachtcharter, un referente en su sector, desplaza hasta Canarias. El Real Club Náutico de Palma de Mallorca, desde hace dos años, y el puerto holandés de Lemmer, desde hace un cuarto de siglo, son los otros destinos en los que se pueden arrendar los barcos de la marca germana, que posee un catálogo de más de medio centenar de yates de recreo.

La elección de Lanzarote para ofertar sus servicios, explicó ayer el representante de la compañía en la Isla, José Miguel Martín, "se debe a las posibilidade de buen clima que ofrece Canarias para navegar durante todo el año y también a las infraestructuras de calidad de los puertos deportivos de las Islas,como es el caso de Marina Lanzarote, inaugurado el pasado mes de octubre".

Turistas alemanes, ingleses, rusos e italianos son los que en mayor medida se trasladan hasta Arrecife para navegar en una de las propiedades náuticas de Thinius.

Entre 2.000 y 2.700 euros es el precio de alquiler de un velero durante una semana en la temporada de invierno, con capacidad para llevar a bordo entre seis y doce personas, dependiendo de la eslora. Si se opta por el catamarán, que tiene cuatro camarotes dobles, hay que desembolsar unos 3.400 euros semanales, afirmó Martín. En ninguno de esos casos se incluye el patrón, cuya contratación cuesta 180 euros por un día completo. Hay clientes que prescinden de ese servicio porque entre la tripulación hay algún miembro con conocimientos de navegación.

A partir de ahí se pueden añadir otros extras a cobrar como "catering, sábanas, toallas o motores fueraborda, entre otras muchas prestaciones", indicó Martín.

Este capitán, lanzaroteño, con gran experiencia en este ámbito de embarcaciones de recreo y de otro tipo, como las dedicadas a estudios oceanográficos, considera que, "aunque pueda parecer lo contrario, este tipo de vacaciones desde Arrecife tiene un precio bastante asequible, que se podría incrementar hasta cuatro o cinco veces si estuviésemos en Mallorca, por ejemplo".

De las estancias de esta clientela en Canarias, precisó Martín, no solo se benefician las instalaciones portuarias privadas y otro tipo de negocios, como restaurantes, tiendas o casas de coches de alquiler, por citar algunos establecimientos. Martín se refirió a los puertos públicos dependientes de la comunidad autónoma, como los de La Graciosa, islote del Archipiélago Chinijo considerado una de las joyas naturales de Canarias, Puerto del Carmen y Playa Blanca.

En su opinión, es "necesario para una mejor gestión y servicio dirigido a este tipo de clientes, de mayor poder adquisitivo que un turista convencional, modernizar y agilizar la gestión de los puertos publicos del Archipiélago con el fin de que se incorporen en mayor medida a este tipo de producto náutico, que contribuye también a la economía de las Islas".

Compartir el artículo

stats