Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El equipo que unió a un barrio

El club de balomano San José Obrero, que se fundó en 1975 en la barriada de Titerroy en Arrecife, forma parte de la historia de toda una generación de hombres y mujeres de la Isla

El equipo que unió a un barrio

El equipo que unió a un barrio

La historia del barrio de Titerroy en Arrecife está entrelazada con el devenir del club balonmano San José Obrero. Y es que es imposible hablar del balonmano conejero sin hacerlo de las calles y plazas de una de las barriadas más emblemáticas de la capital conejera. "En Titerroy es casi imposible que una familia no tenga a alguien que haya jugado en el San José", señala Eloy Perdomo, uno de los fundadores de este club junto a Manuel Fuentes y el actual párroco de San Bartolomé, Rafael Tejera, antes de disputarse ayer un encuentro entre los históricos de las categorías femeninas y masculinas coincidiendo con el 40 aniversario de su fundación.

"Fue a mediados de 1975 cuando un grupo de amigos decidimos crear un equipo de balonmano entre otras razones porque el fútbol no nos gustaba", recuerda Eloy Perdomo. La iniciativa de tres chinijos que poco a poco fue creciendo hasta convertir al San José Obrero en el equipo en activo más antiguo de Canarias. "Reunimos 13.500 pesetas (81,3 euros) pidiendo dinero a todo el mundo en el barrio para nuestra primera equipación", destaca Eloy.

"Más que un club somos una familia", indica Ita Armas, otra de las históricas del San José, que ayer participaba junto a otras compañeras en el partido de las 'viejas glorias" coincidiendo con las 24 horas de balonmano que se organiza cada año pero que en esta ocasión era una fecha especial por el 40 aniversario. "Nuestra amistad ha continuado durante todos estos años y precisamente este año un grupo de jugadores haremos el Camino de Santiago", resalta Reme Gutiérrez.

El exconsejero de Deportes del Cabildo y exconcejal del PP en Arrecife, Lorenzo Lemaur es otro de los componentes del San José que prácticamente ha hecho de todo en el club de sus amores. "El club nació en 1975 como asociación juvenil tal y como no lo aconsejaron el que fuera alcalde de Arrecife, Jaime Morales y el director del colegio de Titerroy, José María Espino (que también llegó a ser alcalde de Arrecife). Fue así como además de los partidos de balonmano se organizaban fiestas, actividades culturales y la representación en play back del musical Jesucristo Superstar que se llevó practicamente por todos los pueblos de la isla durante más de una década.

"En aquella época Arrecife era una ciudad muy pequeña por lo que el San José era algo más que un equipo de balonmano, señala Reme Gutiérrez. Un viejo almacén situado junto a Los Cuarteles fue el primer salón cultural para unos jóvenes ansiosos de diversión en los primeros años de la Democracia.

El actual presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés es otro de los vecinos de Titerroy que han pasado por las filas del San José. "No sólo hablamos de deporte sino de la labor social que ha hecho este club entre los jóvenes", recalca San Ginés que ayer se vistió de corto para revivir viejas experiencias en el pabellón cubierto de la Ciudad Deportiva Lanzarote.

El senador del PP por Lanzarote, Oscar Luzardo, el diputado nacional también del PP, Francisco Cabrera, el concejal de CC en Arrecife, Orlando Umpiérrez, el edil socialista de Teguise, Domingo Morera, el concejal de Hacienda de Teguise, Miguel Ángel Jiménez y el parlamenario regional de CC, David de la Hoz son algunos de los políicos en activo que han formado parte del San José.

De la Hoz, que es uno de los jugadores más laureados del balonmano canario, insiste en los valores que se trasmiten con un deporte que además en Titerroy sirvió para alejar a muchos jóvenes del mundo de la droga. Y es que en Lanzarote en la década de los 80 fueron muchas las familias que se destrozaron por la droga.

El presidente de la Confederación de Empresarios de Lanzarote, Juan de León presumía ayer de ser uno de los miles de lanzaroteños que han pasado por este club. "Jugar en el San José era una forma de salir del barrio y sobre todo nos imprimió carácter y una forma de ser", recalca.

El presidente de la Federación Insular de Balonmano, Vicente Robayna (que también militó en el equipo de Titerroy) está convencido que este club marcó a toda una generación de lanzaroteños. "Muchos conejeros que ahora sobrepasan los 40 años tocaron ese balón en Titerroy", afirma Robayna que insiste que a nivel social este deporte ha servido para formar a personas.

Compartir el artículo

stats