Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tías

La diversión se mantiene a flote

Playa Grande estrena el primer parque acuático flotante de Lanzarote con rocódromos, colchonetas, toboganes y camas elásticas - El valenciano Rubén Miralles gestiona el servicio

Instalación del parque acuático flotante, ayer, en Playa Grande, en Puerto del Carmen.

Instalación del parque acuático flotante, ayer, en Playa Grande, en Puerto del Carmen. ADRIEL PERDOMO

La nueva atracción turística de Puerto del Carmen está en medio del mar y se mantiene a flote. Para llegar hasta ella hay que nadar unos 30 metros desde la orilla de Playa Grande.

El primer parque acuático flotante de Lanzarote recibirá este fin a sus primeros clientes, residentes y turistas, que tendrán 600 metros cuadrados de atracciones para disfrutar en el océano. Rocódromos, colchonetas, toboganes y camas elásticas esperan a los usuarios y bañistas.

La empresa valenciana Rubén Miralles Ortiz, la misma que explota el alquiler de hamacas y sombrillas en la playa de El Reduto, en Arrecife, es la concesionaria de ese nuevo servicio en la costa del municipio de Tías después de haber ganado el concurso convocado a tal fin por el ayuntamiento, con la autorización de Costas.

Para acceder a esa instalación hay que pagar cinco euros por persona y hora, la misma tarifa tanto para niños como para adultos. Las familias, para las que hay balsas a su disposición para trasladarlas hasta el recinto acuático, tienen dos horas asignadas al día, a las doce del mediodía y a las cuatro de la tarde, aseguró Alexis Aguiar, coordinador de seguridad del parque, que estará abierto de lunes a domingo de 10.00 a 18.00 horas. Ese horario coincide con el del sevicio de vigilancia que prestan los socorristas de Emerlan. Aguiar afirmó que "a Lanzarote le hacen falta este tipo de atracciones de ocio y más teniendo en cuenta todos los kilómetros de costas que tenemos". De hecho, son muchos los turistas que ya se han interesado a pie de playa por la apertura del parque flotante.

Los hinchables, de tecnología alemana pero construidos en China con PVC, distan del fondo 1,60 metros en marea baja y cuatro metros en la pleamar, explicó Aguiar. Para sujetarlos al lecho marino y evitar que las corrientes desplacen las estructuras, Aguiar, buzo submarino de profesión, se ha encargado de colocar los 8.000 kilos de 'muertos' de cemento que ha hecho una constructora de Lanzarote para afianzar los módulos.

Rubén Miralles ha contratado, por ahora, a un total de cuatro trabajadores, incluido Aguiar, para atender el parque flotante y a la clientela, todos ellos con formación en socorrismo. En la arena se ha montado una especie de caseta de madera de la que cuelgan los chalecos que deberá portar cada usuario antes de adentrarse en el mar y en la que se informa de esta nueva atracción y de su precio.

El alcalde de Tías, Pancho Hernández, visitó la zona la pasada jornada acompañado por la concejala de Playas, Yolanda García. Hernández apuntó que fueron cinco las empresas que se presentaron a la licitación, que finalmente ganó Rubén Miralles Ortiz al ofertar 41.100 euros por dos años. El canon que había fijado el consistorio era de 71.172 euros. El promotor, que tiene otras instalaciones similares en Alicante, explicó que "este parque ha tenido que ser construido especialmente para el Atlántico por las corrientes".

Compartir el artículo

stats