Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un mundo de arte submarino

El escultor Jason deCaires elabora las 25 primeras piezas de las 300 del museo subacuático de Las Coloradas

Un mundo de arte submarino

Un mundo de arte submarino

El primer museo submarino de Europa empieza a coger forma. El ecoescultor británico Jason deCaires Taylor ya ha elaborado 25 de las aproximadamente 300 piezas de hormigón que se sumergerán a unos 12 metros en la zona de Las Coloradas, en Playa Blanca (Yaiza). La instalación, promovida por los Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote, llevará por título Museo Atlántico Lanzarote: Biosfera, Arte y Naturaleza.

DeCaires fue considerado el pasado año uno de los cien pensadores más influyentes del mundo y el Jacques Cousteau del arte por la publicación foreignpolicy.com, perteneciente al grupo editorial del diario estadounidense The Washington Post.

Este creador tiene su taller en uno de los locales del puerto deportivo Marina Rubicón, en Playa Blanca. Allí, con unas espléndidas vistas del castillo de Las Coloradas y del océano, deCaires va dando forma a sus conjuntos escultóricos.

Sus personajes son seres anónimos de distintas nacionalidades y edades que él mismo ha retratado con su cámara de fotos en diversos lugares de Lanzarote. Así, en sus creaciones están reflejados lanzaroteños, un niño senegalés, una mujer japonesa y ciudadanos de variada procedencia europea.

"En especial me gustan mucho los pescadores con la piel de la cara curtida por el sol y el mar", afirmó deCaires el pasado viernes en Marina Rubicón con su rostro salpicado por partículas del hormigón que emplea para construir las figuras. "Las imágenes de los ciudadanos que han accedido a que los fotografiara están hechas en cafés, supermercados y otros sitios públicos de la Isla. El que sean de distinta procedencia es algo simbólico, pues Lanzarote está casi en la mitad del mundo y aquí confluyen distintas culturas. La idea es que los visitantes al museo puedan acceder hasta las figuras y el jardín a través de una puerta de unos tres metros de altura", explicó el artista.

El material que emplean él y sus tres colaboradores para fabricar las piezas es un tipo de hormigón especial, importado desde Miami, que es diez veces más fuerte que el utilizado habitualmente para otro tipo de trabajos. Otra de las materias de las que se vale deCaires es el PH industrial no contaminante, fibras en sustitución de metales para evitar la oxidación y sólidos para rellenar las esculturas.

La altura de las unidades oscila entre los 1,5 y cuatro metros, mientras que el peso está entre las dos y cinco toneladas cada una de ellas. Llevarán anclas para fijarlas al suelo y evitar que puedan ser movidas por las corrientes. Estarán distribuidas en una superficie de unos 2.500 metros cuadrados.

DeCaires, que es también un experto en submarinismo, prevé colocar bajo el agua la primera de las cinco instalaciones el próximo mes de octubre. Se trata de un conjunto escultórico de 60 personas que simulan estar caminando. Una gran puerta a modo de arco, un barco hundido, una fuente y elementos vegetales, como tuneras, conformarán el resto del espacio museístico submarino.

Compartir el artículo

stats