Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno da un nuevo paso para aprobar el plan general de ordenación de Tinajo

La Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente valida la memoria ambiental

La Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias (Cotmac) aprobaba ayer la memoria ambiental del Plan General de Ordenación de Tinajo lo que supone un paso más para la aprobación de este planeamiento. Una memoria ambiental que está condicionada a la subsanación de diversos aspectos técnicos. Así, entre los condicionantes se destaca que en la zona de La Isleta y Ría de La Santa se realiza una serie de modificaciones con respecto al planeamiento en vigor, que debería ser objeto de una mayor justificación; y además se debe garantizar que la superficie para los Sistemas Generales de Espacios Libres debe alcanzar los 36.740 metros cuadrados.

En cuanto a las determinaciones finales a las que se deberá dar respuesta, la Cotmac destaca la necesidad de actualizar el Informe de Sostenibilidad Ambiental (ISA) añadiendo los contenidos propios de esa fase de tramitación, es decir, la evaluación ambiental de las determinaciones de ordenación pormenorizada, el Programa de Actuación (en relación a las medidas ambientales), la viabilidad económica de las alternativas, y señalar los criterios ambientales recogidos en el propio documento.

Frente a los núcleos históricos que se sitúan en el interior, en contacto directo con las áreas agrícolas, surgen en la costa el ámbito turístico de La Santa Sport y el núcleo residencial de La Santa, estos núcleos presentan una organización más compacta con tipologías edificatorias abierta en bloque y de manzana cerrada.

La distribución general de los usos en el municipio evidencian la dicotomía entre la componente rural, que domina la mitad oriental del territorio, y natural, que caracteriza la mitad occidental del mismo. Los objetivos ambientales que se plantean en la memoria se proponen en dos bloques. Un primer bloque de carácter general, que determina los objetivos para los diferentes componentes del municipio, y un segundo bloque que recoge los objetivos generales para los núcleos urbanos y rurales.

En el primer bloque de objetivos ambientales se señalan, entre otros, los siguientes objetivos: la preservación de la biodiversidad y la defensa de la integridad de los ambientes naturales que perviven en la Isla evitando su merma, alteración o contaminación; el desarrollo racional y equilibrado de las actividades en el territorio que, en todo caso, garantice su diversidad y complementariedad y asegure el óptimo aprovechamiento del suelo como recurso natural singular; así como la armonización de los requerimientos de desarrollo social y económico con al preservación y la mejora del medio ambiente urbano, rural y natural, asegurando a todos una digna calidad de vida.

Compartir el artículo

stats