Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tías

Un empresario frena el derribo del complejo La Perla

La negativa a dejar uno de los locales retrasa las obras del centro comercial y el parquin

La negativa de un empresario a abandonar el local del restaurante chino ubicado en la planta baja del antiguo aparthotel La Perla, en Puerto del Carmen, ha retrasado un año el derribo de ese complejo de apartamentos y su reconversión en un centro comercial y de ocio con un aparcamiento con capacidad para 450 vehículos. La inversión global ronda los 16 millones de euros.

El contrato con el arrendatario del establecimiento de comida asiática se venció el 30 de junio del pasado año, pero el mismo se resistió a cesar en su negocio y acudió a los tribunales, que acabaron dando la razón a la propiedad de La Perla en dos ocasiones, tras recurrir el afectado el primero de los fallos judiciales que le obligó a salir en marzo de este año, aseguró Joaquín Barber, uno de los dueños del viejo edificio turístico junto a la constructora Lanzagrava.

El juzgado ha fijado la fecha del 11 de junio, el jueves de la próxima semana, para que el empresario abandone de forma voluntaria el inmueble, explicó Barber. En caso de que se resista, "serán las fuerzas del orden las que lleven a cabo el desalojo el 6 de julio", añadió el promotor de las nuevas instalaciones que reemplazarán a La Perla, situada en la Avenida de Las Playas, en plena milla de oro de la principal zona turística de la Isla. Los arrendatarios de los restantes siete locales ya dejaron las instalaciones hace tiempo.

El Ayuntamiento de Tías concedió en abril del pasado año la licencia de demolición de La Perla, que perteneció al empresario lanzaroteño Juan Francisco Rosa. La transformación de La Perla se incluye en el primer Plan de modernización, mejora e incremento de la competitividad turística de Puerto del Carmen.

Una zona de 29.000 metros

El aparthotel de tres estrellas está sin actividad desde el año1993, tenía 147 unidades alojativas. Sus nuevos dueños continuarán con la idea inicial de Rosa de transformar la parcela en una zona de ocio, aunque ejecutarán algunos cambios en el proyecto.

La superficie del nuevo recinto comercial ocupará alrededor de 29.000 metros cuadrados y se estima que los trabajos, a partir del derribo, tenga una duración de año y medio. Para evitar congestionar el tráfico de la zona, la entrada al estacionamiento se realizará por la Avenida de Las Playas y la salida por la trasera, a través de la vía Guatifay. La materización de esta iniciativa será una de las grandes actuaciones no alojativas de Puerto del Carmen.

Compartir el artículo

stats