Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas de Los Dolores

Y la fragua hizo al timple

La Feria Insular de Artesanía de Mancha Blanca en Tinajo acoge un centenar de artesanos de Canarias e Irlanda

Moisés Afonso ayer junto a su fragua y el timple construido en acero cortén.

Moisés Afonso ayer junto a su fragua y el timple construido en acero cortén. D.R.

El tinerfeño Moisés Afonso lleva la fragua en sus venas. De hecho, fue su padre, Jorge Afonso, que tenía una pequeña herrería en Icod de los Vinos (Tenerife), el que le enseñó mucho de los secretos de cómo se trabaja con el hierro y acero. De las azadas y los cuchillos para cortar platanera, Afonso ha decidido dar un paso más hacia la búsqueda de nuevos objetos y piezas artísticas. Su última creación ha sido un timple de acero cortén, de apenas un kilo, que es una de las sensaciones de la Feria Insular de Artesanía de Mancha Blanca que ayer abría sus puertas coincidiendo con las fiestas patronales en honor a la Virgen de Los Dolores.

"Para crear el timple he utilizado la técnica del cencerro aunque evidentemente he tenido que lograr la cuerda vibre con el metal", añadía ayer Afonso antes de realizar una de sus demostraciones en vivo del trabajo de un herrero.

Cerca de un centenar de artesanos de Lanzarote (en su gran mayoría), Fuerteventura, La Palma, Gran Canaria, Tenerife e Irlanda (con seis representantes) se darán cita en la Feria Insular hasta el próximo martes, día 15, en horario de 11.00 a 22.00 horas, Además, se cuenta con pabellones de artesanos creados por los siete ayuntamientos lanzaroteños, los cabildos de Lanzarote y Fuerteventura, la Escuela de Arte Pancho Lasso de Arrecife y las asociaciones Milana (cochinilla) y Derecho y Justicia (con trabajos realizados por los presos de la cárcel de Tahíche).

En el listado de artesanos seleccionados este año para participar en la feria figuran alfareros, carpinteros, artesanos de productos de palma, sombrereros, marroquineros, zapateros, ganchilleros, perfumistas, joyeros, miniaturistas, costureros de trajes tradicionales, cuchilleros, tabaqueros y fabricantes de puros y tallistas de piedra, entre otros oficios. Además, se exhibe una muestra de vestimenta tradicional de Lanzarote del proyecto 'Hilar fino' del periodo comprendido entre finales del siglo XVIII y principios del XIX.

Fefo García, que lleva 15 años elaborando artesanía tradicional de Lanzarote, cuenta que el secreto de su trabajo se encuentra en el barro que utiliza extraído de la montaña de las Peñas del Chache en Haría, una de las mejores zonas para encontrar el material para unas piezas que recrean los utensilios de los antiguos majos.

Una de las novedades de la Feria es la instalación del pabellón de la Escuela de Arte Pancho Lasso en el que se muestra el trabajo realizado por los alumnos del los ciclos de Tejeduría. Uno de los profesores que ha estado durante los 15 años de estas enseñanzas es Mario Delgado. "Los telares canarios mantienen el modelo primitivo como hace siglos", destaca Delgado que este año acaba de jubilarse como profesor de la Escuela de Arte.

Otra de las artesanas que acudía por vez primera a la Feria era Miren Edurne Vázquez con sus riñoneras con textiles reciclados, una profesión que compagina con la de contar historias de cuentos de la isla. "No tengo patrones sino la inspiración para que cada pieza sea única", relata.

Una de las personas más felices ayer era el lanzaroteño Aquilino Rodríguez Santana, de 52 años de edad y con más de treinta años de experiencia como ceramista, recibía el homenaje que cada año concede el Cabildo de Lanzarote a uno de los artesanos de la isla. "Es una gran satisfacción personal que se reconozca mi trabajo", aseguraba.

Compartir el artículo

stats