Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las manos de los aborígenes

Los artesanos José Arada y Fefo García trabajan el barro con sus pies y manos para reproducir la artesanía de los antiguos majos de la isla

Una tabona (piedra laqueada para cortar), callaos de playa, lapas y huesos de cabra son los utensilios principales con los que los artesanos José Arada y Fefo García le dan forma al barro para reproducir algunas de las piezas de las cerámicas elaboradas por los antiguos majos que poblaban Lanzarote antes de la conquista. La Feria Insular de Artesanía, que tiene lugar hasta mañana martes en Mancha Blanca, es el mejor escaparate para conocer a los hombres y mujeres que trabajan con sus pies y manos para conservar la cultura tradicional de la isla.

José Arada, que da clases de cerámica aborigen en la Casa Cerdeña de San Bartolomé, destaca que la mayoría de las piezas prehispánicas que se conservan en la isla son apenas unos trozos. "Al no haber leña de árboles para cocer las cerámicas sino que se hacía con arbustos y aulagas, las piezas eran mucho más frágiles por lo que gran parte de lo que se conserva son apenas unos trozos", señala.

El barro que usa tanto Arada como García procede de Haría entre las Peñas del Chache y la ermita de Las Nieves. Una vez mezclada con agua y arena de barranco (la de playa no sirve por su contenido en sal) ya es posible empezar a trabajar tras amasarla con los pies, actividad que los majos hacían en comunidad.

En su taller de San Bartolomé de Aje, como a Fefo le gusta llamar a su municipio, este artesano utiliza la simbología ancestral de los majos para decorar sus cerámicas.

Arada, que procede de Gran Canaria, aprendió de los alfareros grancanarios, hasta que desplazó hace 20 años a Lanzarote para seguir investigando y aprendiendo de la mano del artesano Juan Brito. Además, tiene un taller de cerámica refractaria con obras más contemporáneas y artísticas.

La pasión por la cerámica de Fefo García empezó mucho más tarde, hace unos 15 años, cuando visitó una exposición en la Sociedad El Porvenir sobre cerámica realizada por enfermos de alzhéimer. "Cuando era pequeño sólo tenía tiempo para trabajar en el campo con mis padres pero después de ver esta exposición me dije que yo también podía hacer cerámica", señala Fefo que en la actualidad vende alguna de sus piezas a los Centros de Arte, Cultura y Turism..

Compartir el artículo

stats