Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los Clicos inicia su recuperación

Tragsa comienza los trabajos para el dragado del charco verde colocando barreras para proteger su coloración - Las excavadoras retirarán la arena que ha reducido su superficie

La empresa pública Tragsa iniciaba ayer las obras para el dragado del Charco de los Clicos en Yaiza con el que se pretende devolver a su estado original la superficie de agua de esta charca emblemática por su color verde. Unos trabajos que se prolongarán por un plazo máximo de cinco meses encaminado a extraer un volumen de unos 40.000 metros cúbicos de la arena que está colmatando esta charca y que pone en peligro su futuro medioambiental.

La primera medida puesta en marcha ayer fue colocar dos cortinas antiturbidez, de 75 metros cada una, para evitar que el dragado pueda afectar a la coloración verdácea del agua, provocada por unas algas. El objetivo es reducir al máximo los posibles problemas derivados del movimiento de tierras por la excavadora.

Está previsto que el dragado propiamente dicho comience a partir de la próxima semana por la zona del charco próxima al pueblo de El Golfo. Además, desde ayer se prohíbe el acceso a esta zona durante las obras.

La alternativa elegida prevé la excavación en dos fases, en la primera se procede a la retirada de la arena de la charca primitiva dejando una barrera de arena que mantenga aislada a la laguna existente de la turbidez que se genera durante la excavación, y asegurando el flujo de agua hacia el interior de la misma. La segunda fase consiste en la retirada de dicha barrera de arena. De la misma forma, la mayor parte del material del dragado se depositará en la propia playa del Golfo que servirá además de barrera natural, mientras que el resto de la arena se llevará a otras playas del municipio de Yaiza.

Según los cálculos de Costa la superficie actual de la laguna es de unos 7.000 metros cuadrados, tamaño que se espera doblar una vez termine el dragado. Una charca que tiene una profundidad máxima en torno a los tres metros en la zona central.

El senador por Lanzarote, Óscar Luzardo y el diputado del PP en el Congreso, Francisco Cabrera se acercaban ayer hasta El Golfo para presenciar el inicio de unas obras impulsadas por los populares. De hecho, fue Cabrera quien presentó en esta legislatura una Proposición no de Ley para agilizar unas obras que llevan en estudio desde 1998, cuando el Departamento de Biología de la ULPG realizó el estudio ecológico para el dragado y consolidación de una de las playas más visitadas de la isla.

La playa disminuyó de 1965 a 1992, unos 25 metros de ancho y la charca está actualmente al 60% de su superficie inicial, reduciéndose desde los aproximadamente 15.000 metros cuadrados iniciales a los 8.000 de los años 90.

Compartir el artículo

stats