Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva y milagrosa vida de 'King'

La protectora de animales Sara salva la vida de un perro que fue salvajemente apaleado por dos hombres - Su recuperación se ha convertido en un fenómeno viral en redes sociales

La veterinaria de Sara, Diana Ródenas en la mañana de ayer junto a King, después de su milagrosa recuperación tras los golpes recibidos.

La veterinaria de Sara, Diana Ródenas en la mañana de ayer junto a King, después de su milagrosa recuperación tras los golpes recibidos. LP / DLP

Apaleado por dos hombres. Fracturas en el cráneo y múltiples golpes en diversas partes de su cuerpo que a punto estuvieron de costarle la vida. La dramática historia de King, un mestizo de pastor alemán de apenas un año y medio de vida, ha conmocionado a miles de personas hasta el punto que se ha convertido en un auténtico fenómeno viral en las redes sociales. "Estamos desbordados por la repercusión que está teniendo la historia de King", destaca Ana Belén Domínguez, la portavoz de la protectora de animales y plantas de Lanzarote, Sara, organización sin ánimo de lucro que se ha volcado con la atención médica del animal.

Todo empezó el domingo 28 de febrero cuando una pareja que paseaba por la zona del Volcán de la Corona en el pueblo de Ye (Haría) oyó los aullidos de dolor de un perro. Al acercarse al lugar de donde procedían los aullidos observaron cómo dos hombres apaleaban sin piedad al animal. "Le partieron un palo en la cabeza y por la soga que llevaba al cuello cuando lo trajeron creemos que también intentaron ahorcarlo", relata Ana Belén, que asegura que King está vivo de auténtico milagro. "Si tarda una hora más en ser atendido por nuestra veterinaria no hubiese sobrevivido", añade a la vez que destaca también la rápida actuación tanto de la pareja que auxilió al perro como de los policías locales de Haría que trasladaron a King hasta las instalaciones de Sara en Tahíche. Los gritos de la pareja corriendo hacia los dos hombres que maltrataban al perro hicieron que huyeran en una furgoneta.

El serial de la recuperación de King (que fue el nombre que le pusieron esa misma tarde en la protectora de animales "ya que para nosotros no es simple basura o saco de boxeo como muchos lo han tratado en su corta vida sino todo un rey al que debemos de ayudar y cuidar) ha sigo seguido desde el primer día por miles de personas. "Hemos recibido correos de muchísimas partes del mundo como de Miami e incluso Indonesia", afirma Ana Belén, que sigue asombrada por el interés que despierta esta pequeña mascota. Los vídeos que ha colgado Sara en su página de Facebook sobre los avances médicos de King han sido reproducidos más de 50.000 veces. "El papel de nuestra veterinaria, Diana Ródenas, y sus auxiliares ha sido clave ya que han pasado varias noches sin dormir junto a King", afirma Ana Belén.

Una vez que parece que la vida de King no corre peligro el siguiente paso será tanto la recuperación física (le cuesta mantener el equilibrio por los fuertes golpes en la cabeza) como psicológica "ya que hasta ahora todo el equipo que siempre le ha atendido ha sido de mujeres, y nos hemos dado cuenta de que cuando se acerca un hombre y más si lleva algo en la mano, King tiene miedo", señalan desde la protectora. Así que poco a poco "nuestros compañeros y voluntarios masculinos le irán demostrando que no todos los hombres son malos y le demostrarán todo el amor que se merece", añaden desde Sara.

El último paso será buscarle un nuevo hogar. "Tenemos ya infinidad de peticiones pero nuestra prioridad será que se quede con una buena familia en Lanzarote", recalca Domínguez. Mientras King se recupera, los agentes del Seprona de la Guardia Civil tratan de encontrar a los culpables. "Aunque ya existen indicios de quienes han podido ser los autores del maltrato todavía no se ha cerrado el caso", señala Ana Belén.

La portavoz de Sara asegura que desde la misma noche en que publicaron la agresión han sido muchísimas las personas que han ido aportado detalles de los posibles autores. De hecho, Sara difundió algunos datos sobre los dos hombres como el hecho de que huyeran en una furgoneta blanca. Sara, que tiene unos 300 socios, acoge en estos momentos unos 400 animales (entre perros y gatos). Cada año se gastan unos 300.000 euros en mantener el albergue.

Compartir el artículo

stats