Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un reto pionero en aguas gracioseras

Andy Ortega se convierte en el primer nadador en cubrir el trayecto entre Alegranza y La Graciosa

Un reto pionero en aguas gracioseras

Un reto pionero en aguas gracioseras

Las olas y la mar de fondo del pasado fin de semana en aguas del Archipiélago Chinijo, al norte de Lanzarote, no impidieron al nadador grancanario Andy Ortega completar el primero de sus retos preparatorios para la hazaña que tiene previsto realizar en agosto del año que viene: convertirse en el primer canario en cruzar a nado en solitario el Canal de La Mancha.

Ortega logró el pasado sábado realizar la travesía de veinte kilómetros entre la playa de El Veril, en Alegranza, y Caleta de Sebo, en La Graciosa, en un tiempo de 5 horas, 4 minutos y 52 segundos. "Nunca antes nadie había realizado este trayecto, que se alargó hasta casi los 21 kilómetros, tal y como preveíamos, debido a las corrientes, por lo que las líneas rectas se convirtieron en una parábola", explicaba ayer el deportista. Relató que tuvo que hacer "una pequeña 's', ya que primero me fui hacia Montaña Clara y luego hacía el este para poder llegar luego a Caleta de Sebo".

La temperatura del agua, que pudo sentir directamente en contacto con su piel al no llevar puesto traje de neopreno, osciló entre los 18 y 19 grados centígrados frente a los 14 grados que Ortega espera encontrar en el Canal de La Mancha.

Durante el recorrido, indicó el nadador, paró "lo justo" para poder llevar a cabo sus avituallamientos. Realizó el primero de los pequeños recesos a la hora de haber comenzado su aventura y, a continuación, cada media hora, aproximadamente. "En las primeras paradas solo tomé líquidos, con proteínas, hidratos y aminoácidos y a partir de las tres horas comí sanwiches de nocilla y algún gel energético de loading", detalló. Aclaró que "en ningún momento" se agarró a la embarcación, ni tuvo contacto directo con persona alguna, "por lo que los avituallamientos fueron muy rápidos y me pasaban los alimentos mediante una cesta tipo cazamariposas". Un barco de Líneas Marítimas Romero, empresa que une La Graciosa y Lanzarote, prestó el apoyo logístico durante la prueba.

Los veinte kilómetros que cubrió Ortega entre el islote de Alegranza y La Graciosa sería el equivalente a materializar casi ocho veces la travesía a nado El Río, entre la playa del Risco de Famara y Caleta de Sebo, puntos que distan 2.600 metros.

La próxima cita en solitario del nadador grancanario del grupo de veteranos del Club Natación Metropole será en agosto de este año en aguas del Mediterráneo. Con sus brazadas pretende conectar los 37 kilómetros que hay entre las islas de Menorca y Mallorca. Previamente, pasará por Galicia para participar junto a otros competidores en la prueba de 27 kilómetros entre las Islas Cíes y la isla de San Simón. "Trato de prepararme física y psicológicamente para poder cruzar los 33 kilómetros del Canal de La Mancha entre Dover (Inglaterra) y Calais (Francia), distancia que puede superar los 60 kilómetros por las corrientes", señaló Andy Ortega.

Compartir el artículo

stats