Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El crossfit conquista Arrecife

La playa del Reducto acogía el fin de semana la tercera edición del Summer Challenge Lanzarote - El islandés Arnar Sigurdsson se proclamó vencedor absoluto de la competición

El crossfit conquista Arrecife

El crossfit conquista Arrecife

Sacrificio, constancia y superación. Estas fueron las palabras que más se repitieron durante la celebración el pasado fin de semana de la tercera edición del Summer Challenge Lanzarote de crossfit en la playa del Reducto en Arrecife en el que participaron casi un centenar de atletas. El crossfit, nacido en la década de los 70 en California (EEUU) consiste en una técnica de entrenamiento que encadena movimientos de diferentes disciplinas al mismo tiempo, tales como la halterofilia, el atletismo o la gimnasia.

El islandés Arnar Sigurdsson, que reside actualmente en Luxemburgo, se proclamaba campeón indiscutible de la prueba por delante del lanzaroteño Bryan Fernández y el madrileño Victoriano Blasco. Sigurdsson apenas tuvo rival no en vano el pasado año participaba en los mundiales de crossfit que solo están al alcance de los mejores atletas de esta modalidad.

"Este deporte es muy sacrificado y requiere mucha disciplina", señalaba ayer Bryan Fernández después de que el pasado Mundial de Crossfit se clasificara con tan solo 18 años en un meritorio séptimo puesto. Lo cierto es que este deporte requiere de una preparación diaria de al menos tres horas para poder estar entre los mejores. Bryan que empezó en el mundo de la gimnasia recalca la necesidad de aunar un especial equilibrio en todas las disciplinas del crossfit. "Lo que más me cuesta es la halterofilia", reconoce.

La mejor en la categoría femenina fue la cántabra Sheila Alonso, que durante sus vacaciones entrena también en Fuerteventura. Superación personal y mejora continua son dos de los factores que motivan a esta guardia civil a compaginar su profesión, con el deporte y su vida personal. "Hay que sacar tiempo de donde no hay y máximo ahora que tengo una niña pequeña", resalta Alonso

La empresa Crossfit Lanzarote ha sido el organizador del III Summer Challenge Lanzarote, que contó también con la colaboración del Ayuntamiento de Arrecife y el Cabildo de Lanzarote. Carmen Vicente, responsable de Crossfit Lanzarote, explica que se trata de un evento en el que es prioritario la fuerza, agilidad y la resistencia. "Hemos tenido que realizar una fase clasificatoria en la que han participado más de 150 atletas y finalmente han sido 85 los deportistas que han competido en la playa de El Reducto a lo largo del fin de semana", añade.

Los benjamines de la prueba, que reunió a deportistas de Inglaterra, Portugal, Irlanda o Luxemburgo, fueron el argentino Marcos Fastuca, aunque vive en Lanzarote y Paula López, ambos con solo doce años. Paula y Marcos dedican alrededor de una hora diaria al crossfit. "Lo que menos me gusta es correr", afirma Paula. De hecho, el campeonato contó con una categoría para chicos y chicas de 11 a 16 años. El campeón en esta categoría fue Jorge González de 16 años que confiesa que se enganchó al crossfit por su hermano. "Todos los días voy al gimnasio entre las siete y las nueve y media de la mañana, mientras que los fines de semana entreno natación y carrera", señala

El tercer clasificado en la categoría absoluta fue el madrileño Victoriano Blasco que por primera vez competía en Arrecife. "El crossfit te enseña que nada es imposible y que es posible superarte cada día", asegura Blasco que con 23 años regenta un box (gimnasio de crossfit) en la capital de España.

El esfuerzo personal de los atletas estuvo marcado también por el compañerismo entre los participantes que no dudaban en animar a los rivales que continuaban realizando sus ejercicios. La meta del crossfit es desarrollar las capacidades y habilidades humanas: resistencia cardiovascular y respiratoria, resistencia muscular, fuerza, flexibilidad, potencia, velocidad, agilidad, coordinación , equilibrio y precisión. "Es una combinación de todas las disciplinas", aseguraba ayer Blasco. En la prueba reina los pocho finalistas además de saltar la comba, levantar pesas y realizar flexiones en la barra tuvieron que correr una milla por la playa. Pero el esfuerzo les mereció la pena.

Pero sin lugar a duda la estrella del Summer Challenge fue Bryan Fernández, que no paró de recibir muestras de cariño de los cientos de aficionados que se dieron cita en el Reducto. "Aunque este año he estado estudiando en Granada la verdad es que me he sentido arropado en todo momento por el público, afirmaba un emocionado Bryan en el momento de subirse al pódium.

Compartir el artículo

stats