Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Isla en fiestas Arrecife

Un chaparrón de 5.000 kilos de polvos

700 personas se inscriben en la segunda edición de la Fisiosan Colores - Antonio González, Óscar Rodríguez y Suso Albar triunfan en la carrera con más colorido

Momentos previos a la carrera de los colores en el Parque Islas Canarias de Arrecife

Momentos previos a la carrera de los colores en el Parque Islas Canarias de Arrecife LP / DLP

Una nube de 5.000 kilos de polvos de colores envolvió en la mañana de ayer a los 700 corredores de la segunda edición de la Fisiosan Colores Race. La iniciativa, promovida por Gabriel García y Javi Umpiérrez en colaboración con la Concejalía de Festejos del Ayuntamiento de Arrecife, ha cosechado un nuevo éxito en la programación de las fiestas de San Ginés.

Atletas individuales y familias acudieron a vivir una experiencia diferente. Hasta la alcaldesa de Arrecife, Eva de Anta, formó parte del evento, en el que también se dieron cita, entre otros cargos, las concejalas de Movilidad y Transporte, Inodelvia Torres, Servicios Sociales, Victoria Sande, y Recursos Humanos, Jimena Álvarez.

Gabriel explicó que "este año la participación ha sido mayor, así como la cantidad de polvos de colores que hemos comprado". Detalló que de los 500 inscritos en 2015 se ha pasado a 700 este año y de los 2.500 kilos de polvos de almidón de maíz molidos con colores, totalmente naturales, que se adquirieron para la pasada edición en Berlín, este año se han comprado 5.000 kilos en Valencia.

Los deportistas fueron rociados de los pies a la cabeza, antes de emprender la marcha de cinco kilómetros entre el Parque Islas Canarias y El Cable, con el contenido de las bolsas y extintores desde los que salieron disparados los polvorientos chorros de rojo, rosa, verde, naranja, violeta, amarillo y azul. Sin embargo, los participantes no se libraron de nuevas amenazas multicolores, puesto que en cada kilómetro del trayecto les esperaba un nuevo chaparrón hasta que entraron en meta.

Los primeros en cruzar el doble arco de llegada fueron los atletas Antonio González (Lucho), de Lobara Atletismo, Óscar Rodríguez, de Esencia, y Suso Albar, perteneciente a Barceló Team. Lucho acabó segundo el pasado año y este domingo logró sacarse "la espinita" y llegó el primero a meta. Aseguró que le gusta correr "en este ambiente festivo, no competitivo en el que los polvos parecen fuegos artificiales y tienes que buscar la manera de esquivarlos".

Óscar también es repetidor. Después de tres días de relax se puso las zapatillas y salió a la carrera para ponerse las pilas. Recibió polvo "hasta en los ojos", la única pega que le puso a la carrera.

La primera de las mujeres fue María Pía, de P3sonal, que calificó la experiencia de "muy buena", aunque admitió que el hecho de que el itinerario en su totalidad haya sido en llano la mató "un poco" puesto que está acostumbrada a hacer subidas.

A las rumanas Elena Gheorghe y Nicoleta Timon apenas se les veía la cara. Un manto multicolor casi no dejaba huecos libres en sus pieles. "Es la primera vez que participamos y lo volveremos a hacer el año que viene", anunciaron.

Manuel Hernández acudió con su hija Gabriela, de 10 años. También se estrenaron en la carrera de los colores y para Gabriela fue su primera larga distancia, comentó su padre.

Tras el esfuerzo y el sudor llegó el remojón con el agua de botellas y mangueras en el Parque Islas Canarias y la música con la conocida B Jones, una de las dj del momento.

La II Fisiosan de Colores Race tuvo su carácter solidario. El dinero recaudado con las aportaciones a los dorsales cero se destinará a las asociaciones de Esclerosis Múltiple y Derecho y Justicia. El evento contó con voluntarios de la Asociación para Personas con Discapacidad de Lanzarote (Adislan). "Es una manera para que los chicos se integren y disfruten", aseveró José Longo, monitor de Adislan.

Compartir el artículo

stats