Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con paella pero sin medallas

El Cabildo `pierde`dos cajas con las distinciones que se le entregan a los nadadores al cruzar la línea de meta en el muelle de Caleta de Sebo

Las encargadas de servir las paellas, ayer, en La Graciosa.

Las encargadas de servir las paellas, ayer, en La Graciosa. D.R.

La vigésima cuarta edición de la travesía El Río pasará a la historia no solo por ser la primera vez en la que la gana un lanzaroteño sino porque los participantes se quedaron sin medalla. Es tradición que todos los nadadores reciban cada vez que cruzan la línea de meta en el muelle de Caleta de Sebo una medalla con símbolo de su esfuerzo. Sin embargo, en esta ocasión, los deportistas se quedaron con la miel en los labios.

La razón de la desaparición de las medallas es todo un misterio. Se sabe que dos cajas con unas 700 medallas llegaron en barco desde Lanzarote aunque poco después se les perdió la pista. Los más dolidos que estaban eran los trabajadores del Servicio Insular de Deportes que no se explican cómo podían haber desaparecido estas dos cajas con los metales.

Eso sí, lo que no faltó fue el plato de paella que reciben también los participantes elaboradas por un grupo de gracioseras, que se encargan de organizar los actos de la parroquia de la Virgen del Mar.

Compartir el artículo

stats