Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

"En Papúa intentamos proteger uno de los mayores bosques del mundo"

"Mi opinión es que no se puede responder con misiles al terrorismo sino con diálogo y esfuerzo", destaca Carlos Battaglini Manrique de Lara, diplomática de la Unión Europea

El lanzaroteño Carlos Battaglini en Papúa Nueva Guinea.

El lanzaroteño Carlos Battaglini en Papúa Nueva Guinea. CEDIDA POR CARLOS BATTAGLINI

¿Cómo surgió su interés por la diplomacia internacional y por el Servicio Exterior de Asuntos Europeos (SEAE)?

Allá por 2004 no sabía muy bien qué hacer con mi vida, así que hice un viaje por el este de Europa a ver si me llegaba la 'inspiración'. Unas semanas después de regresar me senté en mi casa y me hice una serie de preguntas tales como quién soy, qué quiero hacer y qué puedo hacer. Me llegaron dos respuestas. La primera decía que quería trabajar en una organización internacional. La segunda me susurró que quería ser escritor. Había estudiado Ciencias Políticas y la Unión Europea (UE) me parecía 'ir a lo grande'. Por aquel entonces ya tenía la confianza suficiente como para ir a por ello. Así que me puse manos a la obra y al cabo de unos años aprobé la oposición. Al mismo tiempo comencé a escribir de manera regular.

Su primer destino como diplomático fue Liberia. ¿Qué tal la experiencia?

Fue fascinante en todos los sentidos. Profesionalmente aprendí muchísimo sobre la dinámica del mundo de la cooperación. Descubrí un interesantísimo país en pleno proceso de recuperación de una cruenta guerra civil. Me deshice además de muchos tópicos, desterré mi visión etnocéntrica occidental. Descubrí que la verdad podía tener varios ángulos. Asimismo, pude ver el lado mágico de África, de Liberia, el cual por cierto no tiene nada que ver con la visión pesimista que nos transmiten a diario los medios de comunicación de masas. Además aproveché para viajar muchísimo por el oeste de África y estuve en países tan recónditos como Guinea Conakry y Burkina Faso, entre otros. Durante aquella época puse en marcha mi blog www.laspalmerasmienten.com escrito con el seudónimo de Nuno Cobre. El blog sigue muy activo y ya cuenta con más de 4.000 seguidores en Facebook.

¿Cuál era su función en ese país africano?

Consistía en coordinar todos los programas medioambientales, agrícolas y forestales financiados por la UE. Al final, lo que se convirtió la prioridad de mi agenda fue la protección de bosques. Liberia tenía una pésima reputación forestal ya que había sido un sector explotado hasta la sociedad por el anterior presidente Charles Taylor -actualmente preso en la Haya- para financiar sus intereses bélicos en el contexto de la guerra civil. Con la decisiva ayuda de ONG locales e internacionales, conseguimos firmar un acuerdo forestal con el Gobierno para asegurar que toda la madera que se exportaba de Liberia cumpliera unos mínimos requisitos legales. La firma de este acuerdo constituyó un hito para el país y para la región.

¿Le costó adaptarse a las costumbres del país?

Me adapté mucho más rápido de lo que pensaba a la vida liberiana. A pesar de todos los problemas del país, me encontré con una población acogedora y muy curiosa por conocer al extranjero. El trabajo en la oficina era muy interesante, pero la verdadera aventura empezaba cuando salía de allí.

Tras Liberia su actual destino es Papúa Nueva Guinea.

Salí de Liberia en julio de 2014, a los pocos meses por cierto, estalló la crisis del ébola de manera dramática y llegué a Papúa Nueva Guinea. Es un país nuevo, que obtuvo la independencia de Australia en 1975 y aún anda inmerso en un proceso de construcción de su propia identidad. Yo resido en la capital, Port Moresby, una ciudad considerada por medios internacionales como The Economist, como de las más peligrosas del mundo. Al principio no me imaginaba que una ciudad en medio del Pacífico a la que presumes como tranquila y calurosa, guardase este lado violento. Estaré en el país hasta 2018.

En Papúa Nueva Guinea también desempeña su labor en programa medioambientales y agrícolas. ¿Cuáles son las diferencias con Liberia?

La gran diferencia es que aquí el cambio climático juega un papel fundamental, ya que Papúa Nueva Guinea se encuentra en una de las zonas más afectadas por el calentamiento global. La deforestación o tala ilegal que sufre el país así como la agricultura insostenible motivada principalmente por un exceso de plantaciones de aceite de palma son los principales causantes internos del cambio climático en el país. Por medio del proyecto que financiamos aquí, intentamos reducir la tala ilegal y por ende conservar y proteger uno de los mayores bosques del mundo, así como reducir los efectos del cambio climático. También aportamos una importante contribución al sector rural y entre otras acciones, ayudamos a los agricultores a que tengan más oportunidades de acceder al mercado. Por otro lado, la delegación de la UE en Papúa Nueva Guinea apoya mucho más sectores, como el comercio, la educación o los derechos humanos.

La nación es una de las de mayor diversidad cultural del mundo. ¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de una sociedad de esas características?

En Papúa Nueva Guinea se hablan más de 850 lenguas, lo cual le dota de una multiculturalidad sin parangón. Además, es un país que conserva muy bien sus tradiciones y sus costumbres ancestrales. Los inconvenientes vienen precisamente de la mano de esta diversidad, ya que ésta diversidad acentúa el carácter tribal de la población, aún con muchos prejuicios, rencillas pasadas que hace que a la hora de la verdad se ayude a los que proceden de una misma provincia o aldea, ignorando al extraño. Es un país también con unos problemas de violencia de género tremendos, pegar a la mujer se asume por una importante parte de la población como algo natural. Por tanto, Papúa Nueva Guinea aún tiene que recorrer un largo camino para convertirse en una sociedad plenamente democrática, donde se respeten los derechos humanos y prime el interés público.

¿Qué hay que hacer para fortalecer la diplomacia y que sean viables soluciones a través de ella para la crisis de los refugiados y la situación en Siria?

Si uno diseña mal una casa, lo normal es que cuando llueva ésta se llene de agua. Con esta metáfora quiero decir que es fundamental planificar políticas realistas. Es decir, para comprender la situación de Siria hay que hacer un esfuerzo de geopolítica y de memoria y calibrar cómo se ha gestionado y se está gestionando la situación en Oriente Medio. Mi opinión personal -y esto no puede ser tomada como la opinión de la UE- es que no se puede responder con misiles y cañonazos al terrorismo.

¿Cómo se articularía una solución pacífica?

Antes debemos preguntarnos de dónde viene este terrorismo y si estamos recibiendo una información comprensiva del contexto. A pesar de que puede llegar a ser frustrante en muchas ocasiones, hay que insistir una y otra vez en el diálogo y hacer un esfuerzo para comprender otras realidades y culturales y no imponer una visión occidental, etnocéntrica e ignorante sobre otras realidades. La realidad demuestra que un enfoque bélico, poco dialogante, crea desajustes sociales y un efecto boomerang que se traduce en lo que estamos viviendo. Si tampoco se educa a las poblaciones en el respeto y en la realidad multiculturalidad mundial, tenemos lo que tenemos. Por tanto, sería también interesante que en lugar de embrutecer a la gente con programas basura, se intentase explicar y descubrir el mundo a la gente. Seguro que eso crearía unos ciudadanos más tolerantes y, por ende, unas instituciones internacionales más comprensivas, ya que estas últimas son, al final, la expresión de los primeros.

Cuando el SEAE nació en 2010 lo hizo con la firmeza de ser la organización diplomática más potente del mundo. ¿Sin el Reino Unido, que prepara su salida de la UE y con Alemania imponiéndose en la UE esa diplomación no se debilita?

El SEAE está haciendo un importante esfuerzo en la escena internacional pero aún queda mucho camino por recorrer. Sin duda, el 'brexit' no ha sido una buena noticia, ni para la UE pero tampoco, a mi entender, para el Reino Unido. Ha sido como se dice en inglés, un lose-lose situation donde las dos partes pierden. Se avecinan unas largas negociaciones con el Reino Unido donde se espera que las dos partes salgan beneficiadas ya que se necesitan. Yo no diría que Alemania se impone sino que ha asumido un liderazgo firme, pero desde mi punto de vista tiene que haber un balance, un equilibrio de fuerzas. Ante el 'brexit', países como Italia y también España deben dar un paso al frente.

¿Cómo se ve Lanzarote desde tan lejos?

Cuando pienso en Lanzarote, sobre todo veo a mi familia y a unos cuantos amigos. Con los años he llegado a la conclusión de que es uno de los mejores sitios del mundo para vivir. Si no hubiese salido, no me hubiera dado cuenta de que en realidad somos unos privilegiados, por mucho que cueste creerlo.

Usted está escribiendo una novela sobre sus experiencias.

Es cierto. Ando inmerso en varios proyectos literarios y uno de ellos versará sobre mi experiencia en Liberia donde ya me han contactado varias editoriales a raíz de la buena aceptación que ha tenido mi blog www.laspalmerasmienten.com. Espero terminar la novela el año que viene y presentarla en primicia en Lanzarote.

Compartir el artículo

stats