Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cabrerón quiere su sitio

El Cabildo encargará una tasación para ver la posibilidad de comprar y rehabilitar el histórico inmueble del barrio capitalino de El Lomo

Exterior del Sitio del Cabrerón, conocido también como Hospital Viejo, entre las vías Pérez Galdós e Ingeniero Paz Peraza. A. F.

Hospital de Los Dolores tras la iniciativa que aprobó la Diputación Provincial en 1887 y hasta 1902, casa cuna de niños huérfanos, intendencia militar durante la Guerra Civil, escuela, viviendas y sede de los bailes del candil. Fueron los usos que tuvo uno de los caserones más conocidos de Arrecife y también más sumidos en el abandono desde hace varias décadas. Se trata del Sitio del Cabrerón, con fachadas paras las calles La Añaza, Pérez Galdós e Ingeniero Paz Peraza, en el barrio de El Lomo. Sus puertas y ventanas han sido tapiadas por sus propietarios para evitar que vuelva a ser ocupado por personas malviviendo en su interior.

Una iniciativa promovida por la Asociación Adey Galguen y aprobada por unanimidad de todos los grupos políticos en el pleno del pasado martes del Ayuntamiento de Arrecife, promueve su recuperación para uso cultural como espacio de exposiciones, museo, sala de conferencias o de encuentros folclóricos, entre otras actividades. La moción también proponía que se aumentara el grado de protección en el Catálogo de Patrimonio Histórico de Arrecife de lo que fue un señorial edificio de dos plantas en una parcela de 640 metros, hoy en estado ruinoso. Según Adey Galguen, aparece con un Bajo Grado de Protección, por lo que solo se exige mantener su fachada y se puede cambiar su interior.

Una delegación encabezada por la consejera de Educación y Patrimonio Histórico del Cabildo de Lanzarote, Carmen Rosa Márquez, en la que también estaban técnicos de esa institución y del consistorio capitalino, así como los concejales de Urbanismo, Samuel Martín, y Vías y Obras, Manuel Hernández, y uno de los diez herederos del Sitio del Cabrerón, Juan Cabrera, accedió al interior del inmueble. Por fuera esperaban otro heredero, Andrés Cabrera, y Desiderio González, hijo de la heredera Margarita Cabrera. Hubo que hacer un boquete en la pared de la calle La Añaza para poder entrar, que luego fue tapado de nuevo.

Márquez aseguró que la corporación insular encargará una tasación y diversos informes para estudiar la posibilidad de adquirir el inmueble y conocer la viabilidad de su rehabilitación.

Su recuperación, según la consejera, "sería un revulsivo para la zona" y planteó que una de las iniciativas que podría albergar en su interior sea la de Museo del Mar por su cercanía al barrio marinero de Valterra. "Los dueños del Cabrerón han mostrado su predisposición para vender el edificio y, por eso, hemos venido a verlo", afirmó.

El edil de Urbanismo, señaló que "lo primero que habrá que hacer será la tasación y el levantamiento de planos del espacio y dependiendo de lo que cueste adquirirlo, ya decidiremos si el ayuntamiento participa en la compra".

Andrés Cabrera indicó que "los herederos no hemos hablado del precio de venta, pero estaríamos dispuestos a que lo compre una institución o un particular. Lo que no vamos a hacer es cederlo gratuitamente". Aboga porque la edificación conserve el nombre de Sitio del Cabrerón, que se debe al sobrenombre con el que se conocía a uno de los Cabrera de Teguise, cuyos descendientes son los que construyeron la casa de Arrecife.

Compartir el artículo

stats