Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La energía del viento va a clase

Alumnos de cuarto de primaria del colegio de Titerroy de Arrecife visitaban ayer el parque eólico de Los Valles para conocer un poco mejor el funcionamiento de los nueve molinos

La energía del viento va a clase

"Ustedes conocen para que se ha usado el viento en Lanzarote". El técnico encargado de impartir las charlas didácticas a escolares sobre el parque eólico de Los Valles en Teguise, Arnold Acosta, trataba ayer de que los alumnos de cuarto de primaria del colegio de Titerroy de Arrecife entendiesen que la relación de los lanzaroteños con el viento ha estado presente a lo largo de su historia a través de los molinos y las molinas bien para la molienda de cereales o para bombear el agua del mar para las industrias salineras.

El área de Energía del Cabildo de Lanzarote organiza desde el pasado curso las visitas de los escolares al parque eólico de Los Valles para conocer el funcionamiento de los nueve aerogeneradores con una producción anual media está en torno a 24.000.000 kilowatios a la hora, lo que equivaldría a la energía que consumen más de 6.000 viviendas al año en la isla.

"Ven esa especie de tenedor que está en lo alto del molino, pues sirve para medir la velocidad y la dirección del viento", explicaba Arnold a unos asombrados alumnos por el tamaño de los aerogeneradores de algo más de 40 metros de altura. "¿Y podemos subir?", se preguntaba otro de los alumnos.

El Parque Eólico de Los Valles fue de los pioneros en Lanzarote, constituyéndose el 12 de febrero de 1993 en la Peña del Pico en el extremo norte del municipio de Teguise y lindado con Haría. Se escogió esa zona porque está entre 400 y 500 metros de altura, además de estar orientada directamente a la acción de los vientos alisios. Con una superficie de 25 hectáreas , el parque es íntegramente de Eólicas Lanzarote, SL. (empresa del Consorcio del Agua de Lanzarote, integrada por los ayuntamientos y el Cabildo).

Nicolás Martín, responsable de mantenimiento del parque, destaca que la energía que produce se vuelca en la red a través de un cable, que también es propiedad de Eólicas Lanzarote, que va a la planta de Punta Grande de Endesa en Arrecife. "Nuestro objetivo es controlar, a través de unos ordenadores instalados en el parque, que los aerogeneradores estén produciendo el mayor tiempo posible, al mismo tiempo que realizamos un mantenimiento correctivo cuando las máquinas se paran y preventivos para anticipar posibles problemas a través de los ordenadores que controlan su funcionamiento". señala.

Los aerogeneradores comienzan a ponerse en marcha desde que el viento sopla a partir de dos o tres metros por segundo, es decir, desde que hay un poquito de viento. Por contra, se detienen por seguridad cuando se supera los 25 metros por segundo. En estos momentos se está gestionando la instalación de un décimo generador para alcanzar los 8,5 megawatios instalados. Los aerogeneradores Gamesa G52 tienen una vida útil de 20 años, la torre es de 44 metros, con un diámetro del rotor de 25,3 metros y las palas de 25,3 metros. Y es que la energía eólica ha llegado a la escuela.

Compartir el artículo

stats