Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Festival Internacional de Cine de Lanzarote Actores en la Isla

"Para mí una nominación o un premio no deja de ser un alimento para tu ego"

"Hay gente que le dan un Goya y mira más para arriba de lo que miraba cinco minutos antes. Lo importante es trabajar", sostiene el actor y miembro del jurado del Festival de Cine

"Para mí una nominación o un premio no deja de ser un alimento para tu ego"

¿Qué le han parecido los cortos de animación que concursan en la presente edición del Festival Internacional de Cine de Lanzarote?

El nivel es maravilloso. No suelo ver mucho cine de animación, pero me parecieron muy diferentes todos los cortos, con un potencial maravilloso y un nivel profesional absoluto. No se nota que alguno tuviese algo más de presupuesto que otro por los efectos gráficos. Son historias con relatos muy directos, algunos son como más videoarte, cada uno con su punto de vista del sentimiento y la historia que quieren contar, que transmiten a la perfección.

El cine de animación en España ha experimentado un crecimiento en los últimos años y se ha convertido en un referente incluso fuera de este país.

Por supuesto. Hay un corto español a concurso en este festival, cuyo nombre no puedo desvelar hasta que conozca el fallo del jurado, que me pareció una maravilla cómo contaba la historia y el sentimiento que transmitía. ¡Qué bonito lo que han hecho sin ser una gran producción!

Musicales ( Hoy no me puedo levantar, Más de 100 mentiras y 40 el musical ), cine ( Fuga de cerebros 2, Primos, Toc Toc, Noctem ), teatro ( El discurso del Rey ), televisión ( Velvet ). ¿Es fácil para usted saltar de un género a otro?

Para mi es el mismo juego pero con diferentes reglas. Lo único que tienes que saber es dónde estás y frente a qué estás, un público de una sala pequeña, de 1.800 espectadores, frente a una cámara... El juego es ser alguien y que el espectador crea lo que está viendo ese momento. No dejamos de contar historias de mentira haciéndolas realidad. Siempre he tenido esa ley, por así decirlo.

Usted ha reconocido que supo que lo suyo era la música cuando vio la primera edición de Operación Triunfo (OT), hace 16 años. Televisión Española ha confirmado esta misma semana que el concurso regresa. ¿Le hubiese gustado participar en alguna edición?

Fui a la cola del casting, creo de OT3. En ese momento yo cantaba con la Década Prodigiosa por toda España y de pronto estaba en la cola, me tocó el turno y no canté. Dije, 'esto no es lo mío'. A mi me gustaba verlo y ver cómo cantaban, pero no me gustaba salir en la tele y creo que acerté.

En su opinión, ¿qué novedad debería incorporar OT para sorprender de nuevo?

Todo está inventado. Le puedes dar una vuelta y lo que quieras, pero si vuelves a hacer OT, yo lo haría como era OT. Un casting, las audiciones que fuesen y luego los dos meses o mes y medio, lo que dure el programa, de convivencia en una academia, aprender a cantar, bailar, incluso cursos de teatro, improvisación, de cómo expresar un sentimiento... Me gustaría que hubiese algo de interpretación, pero yo no sé si le daría una vuelta. Iría al formato que triunfó. Si vas a hacer OT, haz OT.

Ha sido nomimado al Goya por Primos , una de las películas españolas más taquilleras y también se ha llevado el premio Ercilla de Teatro por su papel en El discurso del Rey . ¿Qué significan para usted los premios?

La nominación al Goya fue un shock porque nunca te la esperas. No hice el trabajo para ver si me daban un Goya o no, sino para sentirme realizado y para que la gente lo pudiera disfrutar y ahí queda. Todo lo que venga después son regalos. Para mi una nominación o un premio, te otorguen lo que te otorguen, no deja de ser un alimento para tu ego. Pero, realmente, lo tomo como una palmadita en la espalda de 'sigue haciendo lo que haces, porque lo que haces aquí mola mucho'.

También consiguió el premio como Mejor Actor de Reparto en los Premios de la Unión de Actores por su papel del mozo Pedro en la serie de Antena3 Televisión Velvet . ¿Con qué nos sorprenderá ahora Pedro en Velvet Colección , que se emitirá próximamente en Movistar+?

El mayor premio que tienes es poder trabajar. Lo más importante de esa estatuilla es para mi madre, que la hace hiperfeliz, y a mi me encanta que me reconozcan un trabajo que he hecho. Hay gente que le dan un Goya y mira más arriba de lo que miraba cinco minutos antes. Si me lo hubiesen dado no me hubiera cambiado. Lo importante es trabajar. Esto es una carrera de largo fondo. Velvet Colección se rodará en Madrid con algunos exteriores en Barcelona. Las galerías se trasladan a Barcelona porque las de Madrid las incendió el personaje de Manuela Velasco. No puedo adelantar nada de la historia, pero se va a ver a un Pedro más maduro por obligación, con más responsabilidad. Para bien o para mal, la vida le cambiará en poco tiempo y le hace ser otra persona, aunque la gente seguirá viendo al Pedro con la cabeza loca que tenía siempre, con esa humildad, esa bondad, el no saber de nada. Él no sabía que sabía hacer algo y se da cuenta de que se puede poner a cargo de muchas cosas, de su hijo Manolito, que ahora tiene 19 años, viene de Alemania y es un bala perdida. Pedro se ve reflejado mucho en su hijo.

¿Cómo consigue conservar la ilusión del primer día de trabajo en la serie después de cuatro temporadas de emisión?

Trabajar ya es una ilusión, ya sea en la primera temporada o en la quinta. Si no, no vayas. No va a funcionar lo que estás haciendo, ni el producto en el que estás trabajando. Siempre me voy a la raíz. A muchos de los que trabajamos en la serie nos ha cambiado la vida, nos ha dado mucho, no nos ha quitado nada. A mediados de mayo empezaremos a rodar.

Nadie muere en Ambrosía es su última película. ¿Tiene otros nuevos proyectos?

Las que se tienen que estrenar ahora son Toc Toc, Noctem y Nadie muere en Ambrosía, a finales de año o principios del que viene. Con esta última película estuvimos dos meses en República Dominicana. Ha sido una de las mejores experiencias personales y profesionales de mi vida. Ahora estoy rodando con Miguel Romero Conducta animal. Es una película muy violenta, muy reivindicativa y sobre todo para mi, un personaje muy agresivo, fuera del eje normal de un humano. Al terminar Velvet, comenzaremos con los ensayos de Billy Elliot, que estrenaremos en octubre en el Teatro Nuevo Alcalá.

Compartir el artículo

stats