La linterna de la torre del campanario de la iglesia de San Ginés, que permanecía guardada en una nave del Ayuntamiento de Arrecife desde el 12 de marzo de 2015 tras retirarla los bomberos del Consorcio de Seguridad y Emergencias ante el riesgo de que se cayera sobre los peatones, se encuentra desde la mañana de este jueves en el taller de Haría del maestro carpintero Manuel Perdomo, que llevará a cabo la reparación junto a su hijo Alberto.

Patrimonio del Cabildo de Lanzarote autorizó a principios de abril acometer su rehabilitación, permiso imprescindible al tratarse de un edificio protegido como Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Monumento desde el año 1993. Los trabajos se aprovecharán también para reproducir la veleta en acero inoxidable que se colocará en lo alto de la torre. Esa edificación data de 1843 y tiene una altura de 25 metros, tres cuerpos de planta rectangular separadas por bordillos y otro cuerpo de planta octogonal cubierto de capirote y crucecilla, que estuvo hasta hace unos años rematada por la veleta.

El arquitecto lanzaroteño Martín Martín redactó el proyecto de restauración de la linterna, también denominada crucerito, y concretó las medidas de conservación a adoptar para la colocación de la pieza en su posición original. Se trata de una estructura de coronación, de madera vertical articulada conformada por cuatro pilares en su base y coronada por elementos ensamblados que soportan piezas semicirculares de piedra basáltica con la entidad y peso suficiente para mantenerla unida al resto de la obra sin mediar otra ley física que la fuerza de la gravedad.

Donativos de los feligreses financiarán los casi 4.000 euros que costarán los trabajos de recuperación de la linterna y la instalación en su lugar. La idea es que para las fiestas patronales de San Ginés, que se celebrarán en agosto, la pieza ya esté colocada y el exterior del templo haya sido remozado.