Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La casona Los Naranjos se convierte en el primer hotel rural de Haría

El matrimonio madrileño Begoña Pérez y José Antonio García ha adquirido el edificio protegido, que data de finales del siglo XIX

Exterior de la vivienda, ubicada en el casco de Haría en la calle Las Cañadas. A la derecha, obras ayer de restauración del edificio histórico.

Exterior de la vivienda, ubicada en el casco de Haría en la calle Las Cañadas. A la derecha, obras ayer de restauración del edificio histórico. LP / DLP

Una de las casonas más emblemáticas del municipio de Haría, conocida como Los Naranjos, ubicada en el casco histórico del municipio norteño, se convertirá en el primer hotel emblemático de Haría. El edificio, que data de finales del siglo XIX, ha sido adquirido por el matrimonio madrileño Begoña Pérez Mateo y José Antonio García García con el interés de darle un uso turístico. Las obras ya han comenzado después de obtener la pertinente licencia para el inicio de las obras.

El alcalde de Haría, Marciano Acuña, expresa su satisfacción "por que unas de las viviendas más significativas en cuanto a arquitectura tradicional del norte de la isla, de finales del siglo XIX, se esté adecuando para su uso turístico", y aplaude la decisión de sus promotores: "Necesitamos gente valiente que apueste por el mundo rural".

La casona está catalogada dentro del Plan General de Haría como vivienda monumental de grado de protección dos, por lo que el proceso de restauración está siendo tremendamente riguroso y exhaustivo. "Se va a recuperar la madera original, el antiguo suelo de madera y algunos otros elementos que estaban seriamente dañados", asegura el concejal de Patrimonio de Haría, José Pérez Dorta que añade que la vivienda se encontraba actualmente en un serio estado de abandono.

El hotel tendrá una diez habitaciones, más un huerto trasero. La idea de los nuevos propietarios es, además, aprovechar las zonas comunes de la casa para que puedan ser visitadas por turistas y residentes, organizando actividades culturales tales como actuaciones musicales o exposiciones. Junto a la casona hay un solar que se utilizó como era y por el que los nuevos dueños tienen una opción de compra para posibles ampliaciones.

Pérez Dorta asegura que el proceso de rehabilitación de dicho inmueble emblemático, "permi-tirá poner en valor el patrimonio arquitectónico y cultural del pueblo de Haría, animando a otras personas a recuperar construcciones de este tipo".

Cabe señalar que el nombre por el que es conocido esta vivienda (que se encuentra por encima del mercado agrícola) se debe a la plantación de naranjos en el jardín de la entrada, algunos de los cuales están siendo recuperados, y otros se están plantando nuevos.

Compartir el artículo

stats