Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al banquillo por cazar y comer pardelas

La Fiscalía solicita la apertura de juicio oral para 11 de los 19 identificados en Alegranza y multas de 5.700 euros

Al banquillo por cazar y comer pardelas

Al banquillo por cazar y comer pardelas

La Fiscalía Provincial de Las Palmas ha solicitado que se sienten ante el juez once de las diecinueve personas que fueron identificadas por agentes del Departamento de Protección de la Naturaleza (Deprona) de la Guardia Civil por participar, presuntamente, en un asadero de pardelas cenicientas ( Calonectris diomedea) el 8 de septiembre de 2015 en el islote de Alegranza, en el Archipiélago Chinijo, un espacio natural protegido, además de Zona Especial de Protección de las Aves (ZEPA) y Reserva Marina, entre otras figuras.

La pardela cenicienta es un ave que está protegida por el Real Decreto 139/2011 de 4 de febrero, que la cataloga como Especie Silvestre en Régimen de Protección Especial, y también se incluye en el Anexo I de la Directiva 79/409/CEE relativa a la Conservación de las Aves Silvestres.

El grupo tenía autorización de la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Lanzarote para fondear varias embarcaciones en la playa de El Veril y según la denuncia que realizó en su día del Deprona, los implicados desembarcaron en Alegranza y, supuestamente, cazaron y cocinaron ejemplares de pardelas cenicientas aprovechando su época de cría. La Guardia Civil constató la presencia de toldos, mesas y sillas.

La Fiscalía, en su escrito de acusación y de petición para que se abra juicio oral, acusa a once investigados de cometer un presunto delito contra el medio ambiente en su modalidad de protección a la fauna. Los acusados son Fernando González Berriel, Juan Carlos González Berriel, Andrés Curbelo González, Juan Hernández Martín, Antonio Quintana López, Victoriano Santana Cabrera, Juan Cuevas Alonso, Jaime Isaac Rodríguez Rodríguez, Orlando José Rivera Cabrera, Adal González Cabrera e Ibrahin Josué Cabrera Delgado. El caso lo instruye el Juzgado de Instrucción Nº2 de Arrecife.

El "convite"

Según la Fiscalía "organizaron un convite en el Islote de Alegranza cuyo objeto era la degustación de diversos ejemplares de pardela cenicienta que previamente habían capturado a sabiendas de que la misma se encuentra protegida". La petición de pena de la Fiscalía para cada uno de ellos es de una multa de 5.760 euros "con la responsabilidad personal subsidiaria de una día de privación de libertad por cada dos cuotas diarias no satisfechas". Además, la Fiscalía interesa que se imponga la pena de tres años de inhabilitación especial para la profesión u oficio relacionado con la actividad de caza así como para el ejercicio del derecho a cazar.

En cambio, la Fiscalía propone el sobreseimiento provisional, "toda vez que de lo actuado no existe base probatoria suficiente para formular acusación", para Agustiniano Hernández de León, Sotero Martín Villalba, Juan Miguel Medina Rodríguez, Juan José Rivera Barrios, Cristóbal Miguel Morales Ventura, Isidro Manuel Brito Hernández, Gabriel Eugenio Hernández y Juan Carlos Eugenio Hernández.

Por su parte, las acusaciones populares, representadas por las asociaciones Transparencia Urbanística y Amigos de la Pardela Cenicienta, proponen que se juzguen a las 19 personas identificadas en el islote de Alegranza por un presunto delito contra el medio ambiente en su modalidad de protección de la fauna y la imposición de multas de 8.640 euros, también con privación de libertad por cada dos cuotas diarias no abonadas. También se suma a la pena de la Fiscalía de tres años de inhabilitación especial para ejercer la profesión u oficio relacionado con la actividad de caza y el ejercicio del derecho a cazar.

En la autorización, detallan las acusaciones populares en su escrito de conclusiones provisionales, en los permisos que tramitó en el Cabildo Fernando González Berriel "los acusados especificaron que se pretende pasear por la playa de arena durante el día, bañarse y si ven suciedad, limpiarla, al fin de ocultar que el fin último del viaje no era otro que cazar primero y cocinar después los ejemplares de Calonectris diomedea". En el "festín", a tenor de lo que recoge el escrito de conclusiones provisionales de Transparencia Urbanística y Amigos de la Pardela Cenicienta, "actuó de cocinero Andrés González Curbelo".

En la inspección ocular realizada en los cien metros alrededor del asentamiento, asegura la acusación popular, "se demuestra el expolio realizado en las huras o nidos de pardelas, así como el hallazgo de un bichero y un saco de diez ejemplares de pardelas en estado de descomposición".

Compartir el artículo

stats