"¿Cómo puedes tener matrícula de honor en electrónica si es cosa de hombres?" Antonia Varela, investigadora del Instituto de Astrofísica de Canarias relató ayer en el "Encuentro con Mujeres' organizado por el Ayuntamiento de Yaiza dentro del programa de la campaña 'Únete Yaiza' contra la violencia de género y la discriminación a la mujer, algunos de los comentarios que tuvo que escuchar durante su carrera universitaria.

Mujeres con roles destacados dentro y fuera de Canarias mantuvieron ayer en Playa Blanca una charla sobre feminismo y pensamiento crítico como base para la erradicación de la violencia contra las mujeres. A la charla moderada por la alcaldesa de Yaiza y parlamentaria, Gladys Acuña, asistieron Carolina Darias, presidenta del Parlamento de Canarias; Gloria Poyatos, magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) y presidenta de la Asociación Mujeres Juezas de España; Marina Marroquí, presidenta de la Asociación Ilicitana contra la Violencia de Género; Carmela García, artista plástica; Antonia Varela, investigadora del Instituto de Astrofísica de Canarias; la youtubers Koala Rabioso (Alba Vidal) y Natalia Pérez, integrante del grupo de rock 'Penadas por la Ley'.

Carolina Darias contó como su madre era la feminista de su casa. "Siempre me decía que estudiara y formara para que nunca tuviese que depender de ningún hombre". La política socialista reivindicó la cuota paritaria que había puesto en marcha su partido para que las mujeres pudieran estar en los primeros puestos de la listas electorales. "Para poder transformar el mundo es necesaria la participación de las mujeres porque si no, es un fiasco". Darias está convencida de que la ley no es suficiente para lograr la igualdad "necesitamos más educación", afirmó. Asimismo, se lamentó de que la gente joven está bajando los brazos en igualdad "porque lo han tenido todo hecho". Por eso, cree necesario una labor constante de pedagogía social y educativa. "Las mujeres tienen que estar donde se toman las decisiones importantes para poder empezar a transformar la sociedad", apuntó.

Por su parte, la magistrada Gloria Poyatos se preguntó: ¿Cuánto más le ha costado a una mujer lograr sus sueños y metas que a un hombre? ¿Cuánto más se han sacrificado? Por eso, no dudó en afirmar que la lucha por la igualdad "es más necesaria que nunca, vivimos en una igualdad simulada".

Para Poyatos es fundamental luchar contra los estereotipos y los roles sexistas, a la vez que está convencida de que es imprescindible femenizar la justicia. Y es que a pesar de que en España más del 50% de las resoluciones judiciales están firmadas por juezas sin embargo existe un techo de cristal que impide a las juezas acceder a a la jerarquía de la justicia. El Tribunal Supremo y el Constitucional están integrados mayoritariamente por hombres.

Marina Marroquí, que también imparte talleres contra la violencia de género en los institutos, reconoció que en la sociedad actual los malos tratos a las mujeres "salen muy baratos". Marina, que fue una mujer maltratada, dijo que en su caso fue un ejemplo de lo que no se puede hacer, porque no denunció. "Solo tres de cada diez mujeres maltratadas lo denuncian". No obstante, Marina afirmó que las palizas físicas que recibió no fue lo que más le dolió "sino lo que me costó volverme a reconstruir como mujer". Abogó por educar en igualdad a los jóvenes. "En las escuelas apenas se dedican horas lectivas a este asunto", señaló.

La fotógrafa Carmela García se mostró optimista al asegurar que detectaba en estos momentos "una ola de unión de las mujeres". Se refirió así a la presión ejercida por las mujeres para que suspendieran la exposición "Pintura y poesía: la tradición canaria del siglo XX en el TEA Tenerife Espacio de las Artes por haber marginado a las artistas de las islas. "Fue la primera vez en España que se consiguió que se clausurara una exposición porque no representaba a la realidad".

Naty Pérez , integrante del grupo 'Penadas por la Ley' contó los malos tratos que sufrieron en Argentina tanto su madre minusválida como su tía. "A mi tía la mató su marido de tres tiros y salió de la cárcel a los pocos días". Tras 16 años residiendo en Bilbao, Naty deja claro que las mujeres "no tenemos que aguantar ningún tipo de violencia". Su filosofía que le ha ayudado a lo largo de su vida: "Merece la pena despertarse cada día para transformar el mundo".

Las asistentes tenían claro que la mujer tiene que ocupar el puesto que les corresponde dentro de los órganos de decisión política y empresarial. Porque como dijo Antonia Varela: "Me niego a pensar que a la mujer no le interesa la ciencia".