Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tinajo se queda sin belén viviente tras 70 años de escenificaciones

El alcalde tacha de "subjetiva" la decisión de Patrimonio de frenarle las casetas de bloques

Tinajo se queda  sin belén viviente tras 70 años de escenificaciones

Tinajo se queda sin belén viviente tras 70 años de escenificaciones

El municipio de Tinajo se quedará este año sin su belén viviente después de unas siete décadas de la tradicional representación navideña, "porque ya no hay tiempo para hacerlo". Así lo transmitió ayer el alcalde, Jesús Machín, al alrededor de medio centenar de vecinos que acudieron a la plaza de San Roque a escuchar sus explicaciones.

La noticia ha indignado no solo al consistorio sino también al pueblo, sobre todo, a los treinta actores no profesionales que con ilusión estaban preparando la escenificación y el vestuario. Desde hace tres semanas ya se imaginaban que la instalación no estaría lista para el 14 de diciembre, fecha prevista de su inauguración, a raíz de que el Área de Patrimonio del Cabildo impidiera al Ayuntamiento continuar con el montaje de los diez habitáculos de bloques (el año pasado fueron 15), alguno de los cuales alcanzaba los tres metros de altura, en los jardines de la plaza de San Roque. Era la cuarta vez que el belén se ubicaba en ese espacio, ya que durante más de veinte años estuvo en el aparcamiento situado en la trasera de la casa del cura, próximo a la plaza, tras hacer la representación en el interior de la iglesia, "donde se llevaban hasta cabras", recordó Elena Duarte, autora del guión de las escenas junto a Sole Martín desde hace 18 años.

La plaza de San Roque forma parte del entorno de protección del Bien de Interés Cultural que es el templo desde 2003, por lo que cualquier intervención que se haga en el mismo debe estar supeditada a la autorización de Patrimonio, cuya resolución positiva concedió a Tinajo la consejera de Educación, Carmen Rosa Márquez, el pasado martes, documento que llegó ayer al consistorio tras la tercera alternativa presentada por el municipio. Tinajo ha puesto un recurso de alzada contra esa decisión ante la Presidencia del Cabildo y en caso de que se resuelva de manera negativa, irá a los juzgados, anunció Machín.

Las casetas deben ser prefabricadas de madera, en un número no superior a seis y de 1,50 metros de altura como máximo. Además, deben instalarse sobre la superficie y sin ningún tipo de anclaje.

"Efímero y desmontable"

Machín indicó que la decisión de los técnicos de Patrimonio es "subjetiva", toda vez que el año pasado ese mismo departamento le dio permiso para un belén de semejantes características, "efímero y desmontable", aunque este año se ha cambiado la distribución de las casetas, que "tampoco impiden la visión de la iglesia". "No hay ninguna ley que prohíba edificaciones ni permanentes ni desmontables en el entorno del BIC, por lo que el único artículo que se puede aplicar es el 55 de la Ley de Patrimonio, que dice que se pueden hacer obras para poner en uso el monumento y en esa obra cabría el belén, que engrandece a la iglesia, y es el más visitado de Lanzarote con entre 8.000 y 10.000 visitantes".

Reconoció que comenzó las obras cuando aún no disponía del permiso, "como en los tres años anteriores que lo he solicitado" ya que en algunas ocasiones "lo dan fuera de plazo", por lo que decidió ir empezando los trabajos. "No recibí ningún requerimiento tras presentar el primer proyecto", afirmó.

Denunció que "Tinajo recibe un trato discriminatorio frente a municipios como Teguise, al que Patrimonio autorizó el último Saborea cuando ese evento ya se había celebrado o Yaiza y La Orotava con belenes en entornos de BIC".

Compartir el artículo

stats