Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La casa modernista de Famara se salva

El Cabildo y la Diócesis firman un convenio para restaurar la vivienda construida por Luis Ramírez

La casa modernista de Famara.

La casa modernista de Famara. LA PROVINCIA / DLP

La casa veraniega de estilo modernista junto a la playa del pueblo de Caleta de Famara de Luis Ramírez (1884-1950), considerado como uno de los grandes mecenas de Lanzarote, tendrá una segunda oportunidad para reconvertirse en un centro sociocultural. El edificio, que presenta un importante estado de deterioro, será rehabilitado tras la firma de un convenio entre el Cabildo de Lanzarote y la Diócesis de Canarias, propietaria del inmueble construido en 1933.

El presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, y el vicario general de la Diócesis de Canarias, Hipólito Cabrera González, acompañados por la consejera de Patrimonio Histórico, Carmen Rosa Márquez, rubricaron este martes un convenio marco de colaboración para la protección, conservación y restauración de bienes de interés cultural y/o catalogados de titularidad eclesiástica ubicados en la isla de Lanzarote.

San Ginés explicó durante la firma del convenio que "más allá de credos o criterios religiosos, se trata de proteger y conservar el rico patrimonio arquitectónico y los bienes patrimoniales y culturales que atesora la Diócesis en la isla de Lanzarote".

Dentro de las primeras actuaciones que se pretenden acometer destaca la restauración de la casa de Luis Ramírez de Caleta de Famara. Un edificio de estilo modernista y de gran valor arquitectónico que en la actualidad se encuentra en avanzado estado de deterioro". Este inmueble se pretende también poner en servicio y uso como centro sociocultural.

A través de este convenio marco, con vigencia de dos años y posibilidad de prórroga, se instrumentalizarán los planes de acción necesarios para la restauración y conservación de este patrimonio eclesiástico, ejecutándose obras de conservación y mantenimiento de los bienes muebles e inmuebles propiedad de la Diócesis que ostenten categoría de BIC, o que cuenten con expediente de incoación, o hayan sido catalogados y/o sean de interés patrimonial. También se contempla la realización de acciones conjuntas encaminadas a la divulgación y acceso de la población a los mismos.

El vicario detalló, por su parte, que "la Diócesis de Canarias se hará cargo de la redacción de los proyectos de restauración y conservación y de la dirección y ejecución de las obras, y el Cabildo de Lanzarote colaborará con una subvención nominada destinada a la restauración y conservación de estos bienes patrimoniales y arquitectónicos". También informó que este tipo de convenios marco de colaboración han sido rubricados anteriormente con otros cabildos insulares del archipiélago.

Para la correcta ejecución y seguimiento de las obras y trabajos de mantenimiento de estos bienes se creará una comisión de seguimiento constituida por representantes de la Diócesis y por los técnicos de Patrimonio Histórico y Obras Públicas del Cabildo de Lanzarote. Esta propuesta ha sido tramitada por el Servicio de Patrimonio Histórico cuyo convenio fue aprobado con los informes favorables pertinentes por el Consejo de Gobierno del pasado 15 de marzo.

Luis Ramírez (1884-1950), que fue juez de paz, consejero del Cabildo y alcalde durante un año de San Bartolomé está considerado como uno de los grandes mecenas de Lanzarote. Con fuertes creencias religiosas y sin herederos directos, Luis Ramírez González donó muchas de sus propiedades a la Iglesia. La actual Casa de la Cultura de Arrecife fue para Los Salesianos (luego vendida al Ayuntamiento de Arrecife) mientras que la casa de Famara fue para la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe en Teguise.

Compartir el artículo

stats