Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Freno a las bicicletas en la nueva carretera entre Tahíche y Guatiza

Los ciclistas tienen prohibido circular por parte de la LZ-1 y en su lugar deben hacerlo por la antigua vía del norte, paralela a la actual

A la izquierda, carriles de la LZ-1a con preferencia para los ciclistas.

A la izquierda, carriles de la LZ-1a con preferencia para los ciclistas. A.F.

Los ciclistas tienen prohibido circular desde la pasada semana por la carretera LZ-1, en el tramo que conecta Tahíche con Guatiza. En su lugar, para transitar en ambos sentidos por ese trayecto de los municipios de Teguise y Haría deberán hacerlo por la antigua carretera que conduce al norte de la Isla (LZ-1a), que discurre paralela a la LZ-1 y que ha sido reasfaltada por el Cabildo, la institución que ha decidido restringir la circulación de bicicletas en la LZ-1.

La vía LZ-1a forma parte de la Vía Ciclista Insular (VICI), con preferencia para los ciclistas sobre los vehículos motorizados y donde la velocidad se ha restringido para estos últimos a los 50 kilómetros por hora.

Al igual que esta vía mixta de velocidad controlada y reducida, con preferencia para los ciclistas, también tendrá semejantes características la vieja carretera entre Yaiza y Playa Blanca (LZ-701), que discurre paralela a la LZ-2. Esta última es de tráfico más rápido y será solo para vehículos a motor.

El proyecto VICI es una ambiciosa iniciativa del Cabildo de Lanzarote, que aspira a convertir la Isla en uno de los destinos de turismo ciclista en particular y deportivo en general, más relevantes a nivel internacional.

Miguel Presa, deportista amateur, considera "totalmente desacertada" la medida de desviar a los ciclistas por la LZ-1a y la prohibición de que vayan por la LZ-1. "Nos desvían de una carretera segura y llana a otra muy insegura, sin vigilancia, con lo cual los coches van a la velocidad que quieren. Además", añade, "en la LZ-1a hay muchos cambios de rasantes, curvas y no hay arcén".

Presa se queja también de que junto al disco de prohibido no se indique a los ciclistas cuál es la vía alternativa a la que se deben incorporar, por lo que considera que la señalización está incompleta. "No te pueden multar en esas condiciones", advierte.

Otro de los inconvenientes, según detalló, es la invasión por aulagas de diversos tramos de arcén de la LZ-1 desde antes de llegar a Mala, lo que "nos impide circular en el margen de los carriles por los que transitan los coches".

Por otro lado, Presa cree que la instalación de bandas sonoras delimitando el carril y el arcén sería una medida para proteger al ciclista, de modo que al pasar por encima de esas líneas longitudinales las ruedas del coche, el conductor recibe una vibración que, si va distraído o con somnolencia, le obliga a volver al carril original por el que transitaba.

"La carretera es de todos y hay que circular con cuidado. Hace falta inculcar el respeto por el ciclista y cumplir la separación mínima de seguridad de metro y medio", subrayó el deportista.

Gustavo Cruz, directivo del Club de Triatlón Ocean Lava, uno de los más antiguos de Lanzarote, opina que lo ideal si se habla de carril bici es tener realmente una vía que sea uso de los ciclistas y no mixta, como ocurre con el proyecto que está desarrollando el Cabildo. Precisa que "a Lanzarote viene mucha gente a entrenar, sobre todo en la temporada de invierno, cuando las temperaturas son más frías que en otros países".

En todo caso, si lo anterior no fuera posible habría que reducir la velocidad permitida para los coches, como ocurre en los tramos de Vía Ciclista de Lanzarote.

Las autopistas y las autovías son los tipos de carreteras en los que no se permite el tránsito de bicicletas, una manera de proteger al ciclista, uno de los usuarios más vulnerables del asfalto.

Compartir el artículo

stats