Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Castillo de San José rejuvenece

La fortaleza se somete a la primera rehabilitación integral de sus fachadas y cubiertas tras su inauguración en 1976 como museo de arte contemporáneo

ANTES

ANTES

El Castillo de San José, sede del Museo Internacional de Arte Comporáneo de Lanzarote, promovido por el artista César Manrique, ha estrenado lavado de cara. Los muros, las fachadas y las cubiertas han sido sometidos a una rehabilitación integral desde su inauguración como centro de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo el 20 de marzo de 1976.

El exterior de la fortaleza, cuya construcción se llevó a cabo entre 1776 y 1779 por mandato del rey Carlos III, ha sido restaurado en varias ocasiones debido al desgaste acumulado por el paso del tiempo, a la exposición permanente a vientos de componente norte y a un ambiente de alto contenido salino por su proximidad al mar. Sin embargo, no se había realizado una intervención de tanto alcance como ahora, que se desarrolló entre enero y noviembre de 2017.

La empresa de restauración y conservación Tracer, responsable, entre otros trabajos, de la restauración de las yeserías del Oratorio del Partal en la Alhambra de Granada, es la que ha hecho los trabajos en el Castillo de San José junto a los profesionales de mantenimiento de los Centros de Arte, Cultura y Turismo, departamento que encargó la intervención.

Las actuaciones consistieron en el tratamiento, la eliminación y la reposición de los revocos (revestimiento con mortero de cal) y enfoscados del edificio, así como la restauración de sus fachadas, sobre todo en lo que se refiere a la limpieza superficial de la piedra de fábrica y a la adhesión de fragmentos de piedra fracturados, en unos casos, y desprendidos, en otros.

Pasarela del restaurante

En su conjunto se ha actuado sobre 1.475 metros cuadrados de muros con 31.800 kilos de un mortero con la proporción de áridos, cal y color concreto recomendados por los técnicos de Tracer.

Las muestras de mortero (áridos y cal) que se recogieron de las paredes se analizaron en un laboratorio de Madrid y los materiales de mortero, los más parecidos a la época en la que se le levantó el castillo, se importaron desde Sevilla.

También se ha actuado en la cubierta y el camino que da acceso al restaurante, fijado a un volado de obra que no se encontraba en las mejores condiciones. Los técnicos de los centros turísticos sanearon los 4,60 metros lineales de la cornisa que se encontraba afectados, reconstruyeron el forjado y restituyeron con piedra roja el remate, tal y como era en su apariencia original.

De forma paralela, se procedió a la instalación de un nuevo sistema de aire acondicionado en el restaurante Qué MUAC con menor impacto visual y alimentado por energía renovable procedente del mar, en sustitución del que estaba en funcionamiento, deteriorado y obsoleto al tratarse de equipamiento que databa de la década de los ochenta del pasado siglo. El nuevo sistema de frío, instalado por la empresa Canalectric entre septiembre y diciembre de 2017, es más del doble de eficiente que el anterior al consumir ahora menos de la mitad de energía que antes. Esta nueva maquinaria que mejora el rendimiento, disminuye el número de averías y el ruido producido en el patio de la cocina. Se sustituyeron los conductos por otros más anchos y bajos para reducir el impacto visual.

El presidente del Cabildo, Pedro San Ginés, agradeció ayer "la meticulosidad de los profesionales de Tracer y de los centros turísticos, que han intervenido para recuperar una de las piezas más significativas y mejor conservadas de la arquitectura de fortificaciones de Canarias".

San Ginés destacó también "la notable implicación de los centros turísticos con el mantenimiento y la conservación de la obra de Manrique, tal y como demuestran el incremento de la partida presupuestaria asignada a este fin, que este año se eleva hasta el 1,2 millones de euros, así como la contratación de profesionales y técnicos especializados y la adquisición de maquinaria específica".

Por otro lado, el consejero de Turismo, Echedey Eugenio, se congratuló del resultado de la intervención integral, "una asignatura pendiente para la que queríamos contar con el acompañamiento del mejor equipo de profesionales posible, tanto por la envergadura del trabajo como por el simbolismo de una obra que es emblemática para los lanzaroteños".

San Ginés y Eugenio tuvieron tiempo, también, para interesarse por los trabajos del estudio geotécnico asociado al proyecto de Instalación de servicio y ampliación de espacios expositivos para el Museo Internacional de Arte Contemporáneo-Castillo de San José, "uno de los grandes proyectos de la legislatura para los centros turísticos".

Por otro lado San Ginés y Eugenio comprobaron el estado de las catas en la zona del aparcamiento en cuyo subsuelo se ubicarán la taquilla, la tienda, unos almacenes, un espacio expositivo, talleres, aseos y un pequeño auditorio.

Compartir el artículo

stats