Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

600 años de la historia de Teguise (III) Distintos usos del patrimonio

La vida en edificios históricos

La iglesia de Guadalupe y la Casa del Marqués, convertida en viviendas y negocios, así como el Castillo de Santa Bárbara son los inmuebles más antiguos de La Villa

La vida en edificios históricos A. F.

El casco histórico de La Villa conserva las huellas de iglesias, conventos, casas señoriales, palacios, plazas y otros inmuebles desde la época en la que Teguise fue la capital de la isla de Lanzarote, desde la primera mitad del siglo XV hasta el año 1852, cuando Arrecife cogió el testigo.

El núcleo de lo que es el municipio de Teguise fue declarado Conjunto Histórico Artístico en el año 1980 y hoy es uno de los mejor conservados de Canarias debido a que no ha sufrido alteraciones desde el siglo XIX.

El cronista oficial de Teguise, Francisco Hernández, destacó ayer que la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, la Casa Palacio del Marqués de Lanzarote y el Castillo de Santa Bárbara, sede del Museo de la Piratería, son los tres edificios más antiguos de Teguise.

La iglesia de Guadalupe, perteneciente a la parroquia matriz de Teguise y Lanzarote, se fundó en la primera mitad del siglo XV como una sencilla construcción sin ventanas y con asientos de piedra adosados a las paredes. Tras sufrir varios incendios, el último tuvo lugar en 1909, se reconstruyó gracias a las aportaciones económicas del pueblo. En 1914 el obispo Ángel Marquina Corrales bendijo el templo.

En la fachada de la Casa Palacio del Marqués, hay un letrero con el año 1455 debajo del escudo de la familia Herrera y Rojas, que se instaló en Teguise y convirtió La Villa en el centro político y social de las Islas Canarias. Su casa originariamente, según recoge el Archivo Histórico Municipal de Teguise, ocupaba una manzana, tal y como se ve en el plano que el alférez mayor de Gran Canaria, Pedro Agustín del Castillo y Ruiz de Vergara, realizó en la segunda mitad del siglo XVII, así como en la descripción que el ingeniero Leonardo Torriani firmó hacia el año 1590.

Fue la casa del gobierno de Lanzarote desde el siglo XV en adelante "hasta que los diversos ataques protagonizados por los berberiscos lo fueron perjudicando gravemente, terminando por arruinarlo la invasión de Morato Arráez, que se produjo durante el mes de mayo de 1618", detalla el Archivo.

La actual superficie de la antigua casa la comparten seis viviendas y varios negocios, entre ellos un restaurante y un museo del vino. En una de las viviendas, considerada como Palacio de los Herrera, se encontró una piedra con grabados podomorfos.

El Castillo de Santa Bárbara es la construcción militar más antigua de las que se conservan en Lanzarote. Sancho de Herrera la edificó durante la primera mitad del siglo XVI sobre la caldera de Guanapay debido a esa privilegiada ubicación desde la que se divisaban puertos y costas de la Isla.

El artista Francisco Medina, residente en Tahíche, expone en el Convento de Santo Domingo hasta el 18 de noviembre sus obras realizadas en madera noble en la muestra Berrugo. Ese edificio fue la iglesia conventual de la orden de Santo Domingo, fundada a principios del siglo XVIII, a partir de una iglesia ya levantada en pleno siglo XVII. Es uno de los lugares más demandados de Lanzarote por los artistas para mostrar sus trabajos.

El lateral izquierdo de la zona conventual de Santo Domingo se reconvirtió en la sede actual del Ayuntamiento de Teguise.

De hospital a teatro

El Teatro Municipal de Teguise se levantó en lo que fue la antigua nave de la ermita del Espíritu Santo en 1730. Luego fue hospital y casa cuna. En 1825, la construcción se convirtió en el tercer espacio dramático de Canarias y es el teatro más antiguo de la provincia de Las Palmas. El consistorio lo rehabilitó en 1995.

Uno de los lugares más visitados de Teguise es la Casa Museo del Timple, situado en el Palacio Spínola, sede de actos culturales, centro de investigación del timple y de los plenos de la corporación de Teguise. Es una de las casas mejor conservadas de Teguise, cuya construcción se sitúa entre los años 1730 y 1750, donde antes estaban las viviendas de las inquisidoras. Uno de sus principales residentes fue José Feo de Armas, protagonista de la famosa revolución local de junio de 1810, contra el también Mayor Guerra, Bartolomé Lorenzo Guerra y Perdomo.

El hotel emblemático Palacio Ico, el primer establecimiento de esa categoría de Lanzarote, fue inaugurado en enero de este año. Su construcción data de finales del siglo XVIII y, entre otros usos, fue Casa Cuartel de la Guardia Civil entre 1923 y 1961.

De La Mareta de Teguise "ya no queda nada", lamentó el cronista. Ahora es un parque pero "alivió la sed de todos los lanzaroteños. Era un propiedad que el marqués no le dio a nadie y lo dejó para el bien del común y venía gente de distintos sitios de la Isla a buscar agua a Teguise", recordó Hernández.

El cronista tiene 72 años y lleva más de medio siglo haciendo teatro, afición que aprendió en la Casa de los Spínola, en la calle José Betancort, con las hermanas Manuela y Esperanza Spínola. Allí le enseñaron también a leer. En esa casa vivió el escritor Leandro Perdomo, donde escribió algunas de sus obras costumbristas.

En opinión del cronista, "cada vez hay más interés por parte de la población local y los turistas por conocer la historia de Teguise, a la que le dan su importancia".

Compartir el artículo

stats