Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé

Policías locales de mar y tierra

Silverio Reyes y Sergio García rememoran entre sus servicios inolvidables rescates a bañistas, bebés y niños

Policías locales de mar y tierra

El subinspector Silverio Ismael Reyes lleva 38 años, tres meses y tres días en el cuerpo de la Policía Local de San Bartolomé y es el funcionario más antiguo de la plantilla. Por ese motivo recogió ayer la placa distintiva de la per manencia en el servicio activo durante 35 años y las cruces y encomienda distintivas de permanencia por los 30, 25 y 20 años que le otorgó el Ayuntamiento coincidiendo con la festividad de la patrona de la Policía Local del municipio, Santa Cecilia.

Cuando Reyes se incorporó a su puesto en agosto de 1980 la Policía Local contaba con tres miembros, incluido él mismo, pero a lo largo de "unos siete u ocho meses" se convirtió en el único guardia para todo el municipio, que entonces tenía cerca de 4.000 residentes. Un compañero se prejubiló por enfermedad y el segundo obtuvo una baja laboral, así que a Reyes no le quedó más remedio que estar él solo pendiente de todo San Bartolomé, aunque contaba con la colaboración de la Guardia Civil.

Entre los servicios que recuerda figura el rescate de un bañista en apuros en Playa Honda al que salvó la vida tras lanzarse al agua y la asistencia a una bebé que sus padres habían dejado sola en su cuna en la vivienda tras una pelea entre ellos. "En la mente se me quedó la imagen grabada de esa niña en la cunita llorando en Playa Honda". Los vecinos avisaron de la discusión a la Policía Local, que acudió a atender a la menor.

De zona de veraneo Playa Honda se convirtió luego en ciudad dormitorio y después en lugar de residencia de muchos vecinos que trabajan y viven en esa localidad. "Al principio había 145 casas y me sabía qué personas vivían en cada una de ellas", explicó Reyes.

Considera que el municipio "no es de los más conflictivos". Lo más común, precisó, son los problemas con el tráfico en la zona industrial de Playa Honda, donde en algunos momentos del día circulan más de 40.000 vehículos, como en la glorieta próxima a Congelados Roper.

El oficial Sergio García es el policía local más joven de los once distinguidos ayer. Lleva veinte años en el cuerpo. Nunca se olvidará del accidente de tráfico la noche del 24 de diciembre de 1998, a la altura de la zona industrial, en el que falleció un vecino de Tías. "Fue la primera vez que vi un muerto y me impactó bastante", recordó. En otra ocasión, un menor desapareció y su abuela estaba preocupada porque la madre lo había dejado a su cargo. "Cuando lo encontramos se lo entregamos y la mujer quería que pasáramos esa noche en su casa", rememoró.

La plantilla la integran 28 funcionarios (25 agentes, dos oficiales y un subinspector) y un administrativo, pero atendiendo a la ratio que la Unión Europea recomienda para municipios como el de San Bartolomé, 1,8 policías por cada 1.000 habitantes, haría falta incrementar el número total "hasta los 36 o 37", estimó Reyes.

El edil de la Policía Local, Alexis Tejera, avanzó que en el próximo mandato está previsto sacar a concurso cuatro plazas para ampliar la plantilla y cubrir jubilaciones. Junto a la alcaldesa, Dolores Corujo, agradeció la labor al cuerpo.

Compartir el artículo

stats