La Guardia Civil ha comenzado a registrar la vivienda de la localidad de Costa Teguise (Lanzarote) donde la joven Romina Celeste Núñez residía junto con su marido y sospechoso de su desaparición, Raúl D.C., que estaba precintada desde el jueves de la semana pasada.

Según ha informado la Comandancia de Las Palmas en un comunicado, los agentes también tienen previsto inspeccionar la oficina de trabajo del detenido y el coche que presuntamente utilizó para desplazarse por la costa para deshacerse del cadáver de su esposa.

La investigación está siendo dirigida por el equipo de Personas y Homicidios de la Policía Judicial de la Guardia Civil en la provincia de Las Palmas, que será apoyada en los registros por el Equipo Central de Inspección Ocular de Criminalística y por un perro especializado en la búsqueda y localización de restos humanos.

En paralelo, un helicóptero, embarcaciones del Servicio Marítimo y buzos del cuerpo continúan este martes la búsqueda de los restos de la joven en varios puntos del litoral de Lanzarote.

Romina Celeste Núñez, de 25 años, está desaparecida desde la noche de Año Nuevo, aunque su marido no comunicó esa situación a las autoridades hasta pasada una semana, cuando el resto de sus familiares comenzaron a echarla en falta.

Tras ser arrestado este domingo, Raúl D.C ha alegado en su declaración policial que no mató a su esposa, sino que solo discutió con ella. Según su versión, él se marchó de casa y, cuando regresó, se la encontró muerta en la vivienda.

El sospechoso sostiene que aquella noche había tomado drogas y que se puso nervioso, por lo que intentó deshacerse del cuerpo tirándolo en varios puntos de la costa.