Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manrique alza la voz en Arrecife

El proyecto 'Autobiografía' reproducirá tres textos del artista en casas del Charco de San Ginés l Rafael Díaz idea también un mural en un solar cercano a La Plazuela

Rafael Díaz, el pasado jueves, en La Plazuela, en Arrecife.

Rafael Díaz, el pasado jueves, en La Plazuela, en Arrecife. A. F.

La vivienda familiar de César Manrique estaba situada en el número 9 de la calle Juan de Quesada, entre el Charco de San Ginés y Puerto Naos. Sus padres fueron Gumersindo Manrique, comerciante, y Francisca Cabrera. Manrique y su hermana gemela, Amparo, fallecida en 2018 a los 99 años, eran los mayores de cuatro hermanos. Le siguen Carlos y Juana. El artista es Hijo Predilecto de Arrecife, a título póstumo, desde el pasado viernes.

La doctora en Historia del Arte Violeta Izquierdo retrata en su libro La obra artística de César Manrique, cómo era la pequeña ciudad hace un siglo: "El ambiente que se vivía en Lanzarote en las primeras décadas del siglo, y más concretamente en Arrecife, venía marcado por la panorámica del puerto a disposición de las casas de la vecindad, y los restos de los grandes y pequeños naufragios arribando a las aguas costeras del Puente de las Bolas, el Castillo de San Gabriel y El Reducto. El mar era el único vínculo de la Isla con las otras que componen el Archipiélago y la Península, además del principal modo de subsistencia de los habitantes de la ciudad, a través de la pesca, los sequeros de pescado o el pequeño comercio". Izquierdo añade que "por aquí llegaban noticias, mercancías y gentes que suponían siempre novedades para la población. El resto de la Isla se afanaba en la actividad agrícola y en una feroz lucha contra la adversidad de los vientos y las duras condiciones del terreno".

En ese ambiente, "parece lógico pensar que la infancia de Manrique transcurriera entre el juego y sus primeros estudios en la escuela de Don Adolfo Topham, época poco rememorada por el artista en comparación con las estancias estivales en Caleta de Famara, donde su padre construyó una casa de verano (1934)", detalla la historiadora.

"El fondo de su carácter"

El joven emprendedor grancanario Rafael Díaz, residente en Lanzarote desde el año 2014 y "gran admirador desde que era pequeño" de la obra de Manrique y la Isla desde que la visitó por primera vez con sus padres en 1989, se ha propuesto poner en valor y visibilizar a los ojos de residentes y turistas la zona en la que nació Manrique y pasó sus primeros años de vida, "años que sin duda marcaron el fondo de su carácter", explica Díaz en su proyecto Autobiografía.

El mismo consiste en la reproducción de tres fragmentos de textos que "mejor representan y dibujan la ?gura del artista, en algunas de las fachadas que dan a la entrada del Charco de San Ginés desde la calle Juan de Quesada", asegura Díaz.

Los mensajes de Manrique lo identifican con su carácter vital y optimista, su conexión con la tierra que lo vio nacer y que marcará toda su obra y su espíritu de lucha y defensa medioambiental.

Esta idea y la denominada Solar inédito. Un paseo instrumental por la isla de Lanzarote, cuya autoría es también de Díaz, son dos de las catorce iniciativas populares que han seleccionado de entre casi un centenar, dos jurados de expertos dentro del proceso participativo que ha puesto en marcha el Cabildo de Lanzarote para conmemorar el centenario del artista.

La intervención Solar inédito la ejecutará el colectivo Ars Magma (hizo el mural de la plaza de El Almacén) en las fachadas traseras de los edificios que dan al espacio que funciona como aparcamiento privado ubicado entre las calles Riego y Luis Morote, cerca de La Plazuela. El objetivo, según se describe en el proyecto, es "recuperar una de las zonas más céntricas y deterioradas de Arrecife al tiempo que descubriremos la singularidad y belleza del paisaje de la Isla a través de los ojos de Manrique".

En la primera fase se creará un mural que reproducirá de forma parcial algunos de los bocetos y apuntes que Manrique realizó para la publicación Lanzarote, arquitectura inédita, editada por el Cabildo en 1974.

La segunda fase consistirá en la realización de un vídeo de doce minutos de duración, a cargo del propio Díaz e Iván Vilella, con la técnica del vídeo mapping por medio de la cual se proyectarán imágenes del libro y de obras de Manrique sobre la superficie de los muros. La banda sonora de la proyección será del disco Cenizas, de Carmen Hernández.

"Con estos proyectos pretendo, de alguna manera, homenajear a Manrique y darle las gracias por todo lo que hizo y podemos disfrutar ahora", dijo Díaz. Ambos proyectos se ejecutarán durante el año del centenario, aunque aún sin fecha concreta.

Compartir el artículo

stats