La alcaldesa de Arrecife, Astrid Pérez (PP), ha pedido responsabilidades al PSOE, uno de los socios de gobierno del cuatripartito de Arrecife junto a Nueva Canarias y Somos Lanzarote, por el convenio de colaboración suscrito el pasado 6 de agosto entre la presidenta del Cabildo, María Dolores Corujo, y el primer teniente de alcalde de la capital, Alfredo Mendoza, ambos del PSOE, por el que las dos instituciones organizaron de forma conjunta los festejos. Mendoza es portavoz municipal del PSOE, partido al que pertenece también la concejala de Festejos, Nova Kirkpatrick, cuya gestión de las fiestas también ha sido cuestionada a pesar del poco margen de tiempo con el que contó para preparar las celebraciones tras tomar posesión el pasado 15 de junio.

Fuentes del consistorio indicaron ayer que el citado convenio podría "ser nulo de pleno derecho al no haber pasado antes por la Junta de Gobierno local ni haber sido facultado Mendoza para su firma". Esta situación podría tensar el pacto de Arrecife, con tan solo dos meses y medio de recorrido, y no se descarta "algún cese por parte de la alcaldesa".

El Cabildo se comprometía, según ese acuerdo, a tramitar la contratación de los eventos a desarrollar en las fiestas y a financiarlos con 325.000 euros. A su vez el consistorio tramitaría el expediente administrativo a nombre de las dos administraciones, pondría los espacios públicos para celebrar los distintos actos y facilitar el persona municipal "competente en distintas disciplinas".