Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Política Chequeo a los municipios de la Isla (II)

Alfredo Villalba: "Órzola también debe beneficiarse del flujo de gente que va a La Graciosa"

"De la actividad que se genera al unir dos islas solo nos quedan los aparcamientos y los residuos de La Graciosa", afirma el alcalde de Haría

Alfredo Villalba, el pasado viernes, en su despacho en la Alcaldía de Haría.

Alfredo Villalba, el pasado viernes, en su despacho en la Alcaldía de Haría. AYUNTAMIENTO DE HARÍA

Usted tomó posesión de su cargo como alcalde el 12 de julio del pasado año tras materializarse el pacto entre el PSOE, su partido, y CC, mediante el cual ostentará la Alcaldía los dos primeros años de mandato y un concejal nacionalista los dos restantes. ¿Qué balance hace de estos seis meses y medio?

El balance es bastante positivo, pero ha habido que reorganizar mucho la parte interna del Ayuntamiento de Haría, que es en lo que hemos estado trabajando, fundamentalmente, durante estos meses para adaptar la estructura interna a una organización moderna. Partimos de que no teníamos ni Departamento de Contratación y eso es de vital importancia con la Ley de Contratos del Sector Público. Hemos tenido la oportunidad de sacar a concurso una plaza de funcionario interino, que no se había hecho desde hacía muchísimos años y hemos ido poniendo en marcha agunos proyectos de cara al futuro.

Acaban de firmar un convenio de colaboración interadministrativa en materia de contratación con el Ayuntamiento de San Bartolomé. ¿Cómo se realizaban las contrataciones antes de ese acuerdo en Haría?

El Ayuntamiento hacía contratos menores y se apoyaba en la medida de lo posible en el Cabildo de Lanzarote. Nada más tomar posesión el nuevo grupo de gobierno, nos pusimos con este tema de manera inmediata y creamos el Departamento de Contratación, que aún no tiene personal suficiente. Por ese motivo, firmamos un convenio de colaboración interadministrativa para que aquellos contratos que se están desarrollando en San Bartolomé a la vez se pongan en marcha en Haría y ser más eficientes en la administración.

¿Qué es lo prioritario?

Hemos sacado a concurso algunas cosas como las agencias de viaje y la compra de un vehículo para la Polícia Local. En cartera tenemos otros contratos, como el de luz y sonido, y con San Bartolomé estamos intentando sacar el contrato con los medios de comunicación. Tenemos en torno a unos treinta contratos que tenemos que ir sacando a lo largo del ejercicio y con la incorporación de un técnico de administración general como funcionario interino vamos a mejorar todavía aún más el funcionamiento del Departamento de Contratación. Ahora solo tenemos a un trabajador.

Usted le puso como fecha límite al Cabildo de Lanzarote el pasado 31 de diciembre para que adoptara una resolución sobre el plan de pago del canon por las entradas a la Cueva de los Verdes desde el año 2010, tal y como fijó la sentencia en su día. ¿Por qué no se ha materializado aún ese acuerdo?

Ya se han celebrado reuniones sobre ese asunto entre el Ayuntamiento de Haría y el Cabildo de Lanzarote. La Intervención de esa institución tiene problema con la regla de gasto y la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Un ajuste técnico es lo que impide en estos momentos que ni siquiera se cuantifique en cuánto tiempo se puede pagar la indemnización de la sentencia. Ese es el único escollo que existe. El Cabildo está preparando su presupuesto para poder cumplir con la regla de gasto y la Ley de Estabilidad Presupuestaria, pero por lo demás está todo bastante avanzado.

¿A cuánto asciende finalmente la indemnización?

Esa cantidad todavía no la sabemos porque no está cuantificada pero, evidentemente, será la que corresponda al Ayuntamiento de Haría. No vamos a permitir que se deje de cobrar ni un solo euro que esté recogido esa sentencia.

En su día la deuda se cifró en unos 20 millones de euros.

Dar una cifra sería engañarnos. Una vez que el Cabildo establezca cuál es la cantidad en base a una fecha en concreto desde la que hay que pagar el canon por el importe de las entradas, Intervención y el Servicio Jurídico del Ayuntamiento dirán si es correcta o no esa fecha que se establece como límite. De todos modos, como dije antes, el acuerdo está prácticamente sellado a la espera de Intervención del Cabildo para no incumplir con la regla de gasto ni la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Hay voluntad política y se está trabajando a marcha forzada desde el departamento de Intervención del Cabildo para hacer frente a ese pago.

De todos modos, ¿tiene idea el Ayuntamiento de Haría a qué inversiones o servicios municipales destinará ese dinero?

Sí, tenemos bastantes ideas pero preferimos ser bastante cautos y hasta que no tengamos ese plan de pago sobre la mesa no concentraremos los esfuerzos en posibles proyectos. Fundamentalmente, estamos intentado resolver proyectos que estaban enquistados como la rehabilitación del Mirador de Haría, que se ejecuten en tiempo y forma las obras del nuevo Instituto de Haría, la posibilidad de poner una escuela infantil de 0 a 3 años en el colegio San Juan de Haría o que se ejecute la cocina para poner el comedor en el colegio La Garita de Arrieta.

El expresidente del Cabildo Pedro San Ginés (CC) ha vuelto a insistir esta semana en la vigencia del acuerdo del pasado mandato por medio del cual el Cabildo y Haría renunciaban a seguir con la judicialización del pleito de la Cueva de los Verdes y se establecía un plan de inversiones para el municipio. Es más, los nacionalistas aclaraban que el nuevo camión para la recogida de basura en el municipio se compró con dinero a cargo de ese acuerdo.

El problema aquí es Pedro San Ginés. ¿A quién le hacemos caso? ¿A Intervención del Ayuntamiento de Haría o a Pedro San Ginés? Intervención dice que no se ha recibido ni un solo euro. La palabra de Pedro San Ginés ha quedado bastante en entredicho a lo largo de su trayectoria política y el problema no es de CC sino de San Ginés. La época en la que tomaba partido y opinaba sobre las cuestiones de Haría pasó a la historia.

El nuevo instituto de Haría, cuyas obras no han finalizado, ya se ha quedado pequeño para atender las demandas del alumnado. ¿Cómo se va a solucionar este problema?

Esa es la realidad. Se proyectó hace más de diez años y se ejecuta una década después con unas condiciones totalmente diferentes. Es el problema de las obras que se terminan eternizando. Sabemos que algún módulo de Formación Profesional que se imparte, igual va a tener inconvenientes y para ello se está barajando la posibilidad de que la parcela que quedará tras la demolición del antiguo instituto sirva de apoyo para que en un futuro se puedan acometer las obras de ampliación del nuevo centro con nuevas aulas. En teoría las obras que se están haciendo se deberían terminar en febrero, pero no será posible. La parte administrativa está resuelta, por lo que no es un problema político sino de la empresa que está ejecutando las obras y el plazo se le está alargando. La idea es estrenar el centro el próximo curso, pero voy a ser precavido y no me atrevo a decir ninguna fecha en concreto.

¿Cuándo prevé aprobar el presupuesto municipal para 2020?

Como mucho, en quince días lo tendremos. El presupuesto para este año aumentará en torno a 300.000 euros, hasta los 7.200.000 euros, pero no da prácticamente margen para nada. Ese incremento de ingresos se destinará, fundamentalmente, a sacar a concurso el contrato de limpieza de viales y el mantenimiento de parques y jardines. Ese asunto es prioritario.

¿Está satisfecho con el funcionamiento del pacto PSOE-CC en Haría?

Sí, somos un grupo de gobierno bastante cohesionado y con las cosas muy claras. Cada concejal tiene autonomía para trabajar y entre todos estamos tirando del carro con la única intención de mejorar nuestro municipio y, en ese sentido, no hay ni la más mínima fricción ni duda. Todo el mundo está enterado de lo que pasa en el resto de las áreas.

¿Qué responsabilidades tendrá el nuevo concejal, Alejandro Hernández (CC), que ha entrado en sustitución de Marciano Acuña?

Son áreas que no estaban escritas en el pacto, pero digamos que había un acuerdo informal, y llevará Deportes y las áreas que llevaba Marciano Acuña como Consumo, Participación Ciudadana y alguna más.

Todos los partidos plantearon en las pasadas elecciones actualizar el Plan General del municipio. ¿Qué piensa hacer al respecto?

Planteamos revisar totalmente el Plan General o acometer modificaciones puntuales. Hemos optado por esta segunda opción y la primera que tenemos planteada es reducir la parcela mínima en el núcleo de Haría y pasarla de 1.000 metros a 500 metros. Es una demanda bastante importante y podría aflorar en torno a 30 nuevas viviendas.

Órzola es la puerta de entrada a La Graciosa y sufre problemas de aparcamiento, contaminación del puerto por vertidos y contaminación acústica, que alteran la vida de los vecinos. ¿Cómo piensa solucionarlo?

El flujo económico que se genera de la actividad de unir dos islas queda exclusivamente en La Graciosa y no queda absolutamente nada en Órzola. Y eso no lo podemos permitir porque lo único que hacemos es recibir los residuos de La Graciosa y los aparcamientos de los coches de la gente que va a La Graciosa. Hay que revertir esa situación y que de alguna manera, para que Órzola y Haría como municipio también se vean beneficiadas del flujo de gente que va a La Graciosa. La única manera que hay, de momento, de establecer cierto orden, es a través de un parquin público que sea capaz de absorber a todos esos coches y sea capaz de mejorar la operatividad del muelle. También hay que regular los horarios de los barcos, que no pueden salir a su demanda ni hacer llamadas para que los turistas accedan a los barcos cuando les interesa. Hay unas maniobras de atraque y salida de los barcos que están establecidas y el resto no son legales. Órzola tiene que tener una mejor convivencia y en eso estamos trabajando.

¿Se han solucionado las deficiencias en el abastecimiento de agua potable y de riego para los agricultores? Haría es un municipio agrícola y en su día renunció a construir establecimientos turísticos.

Alzamos bastante la voz contra Canal Gestión por no cumplir con sus obligaciones y así lo hemos trasladado en los consejos de administración del Consorcio del Agua, del que formamos parte. Además, lo hemos hecho de manera pública. Da la sensación de que la empresa tiene pocas ganas de cumplir con el contrato que tiene. El problema no se resolverá de carácter inmediato y seguiremos presionando a Canal Gestión para que cumpla con el contrato en todas las condiciones. El problema no es solo en el agua agrícola, también en la doméstica con cortes en determinados núcleos en los que hay familias y negocios a los que les afectan.

La Plataforma del Municipio de Haría (PMH), el único partido de la oposición en el Ayuntamiento, ha denunciado el estado del palmeral, estos días ha pedido mejoras en los caminos vecinales, ha criticado sus formas de gobernar y de convocar y celebrar comisiones y plenos, ha preguntado por su incompatibilidad para ser alcalde y presidente de la Asociación para el Desarrollo Rural de Lanzarote (Aderlan)... Las críticas a su gestión son numerosas. ¿Está de acuerdo?

El modelo de oposición cada cual elige el suyo. Haría es un municipio muy pequeño y conocemos la trayectoria política de todos. Hablar de la oposición es hacerlo de alguien que estuvo durante 16 en el gobierno de Haría [en referencia a José Torres Stinga] y todo el mundo lo conoce y a partir de ahí que saque cada uno sus propias conclusiones. Nosotros trabajamos a marchas forzadas para mejorar la imagen del municipio y los servicios. Uno no camina como le gustaría, pero lo intentamos hacer lo mejor posible con el esfuerzo diario y no vamos a cejar en ese empeño. Entendemos perfectamente cuál es la labor de la oposición y que cada vez que ve algo que no le guste o les hagan llegar quejas vecinales, que las trasladen al plenario o a los medios de comunicación. Eso es normal en una democracia.

¿Sigue usted como presidente de Aderlan?

Más o menos desde agosto ya no soy presidente de Aderlan. Me pidieron un informe jurídico sobre la incompatibilidad de mi cargo como alcalde con el de presidente de Aderlan, a pesar de que no tienen el número mínimo de concejales para solicitarlo. En segundo lugar, no soy presidente de Aderlan y no tiene que haber ningún informe jurídico. Presenté mi dimisión en una junta directiva a los quince días de ser alcalde.

Compartir el artículo

stats