Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Uno menos en la gran familia europea Un nuevo capítulo de una histórica relación (V)

El equipo rojillo golea al 'brexit'

Más de la mitad de los aficionados que acuden a ver los partidos de la UD Lanzarote procede del Reino Unido - Ian Lane diseña y vende las camisetas oficiales del equipo

19

Pasión británica por el equipo rojillo de Lanzarote

El Reino Unido y fútbol son dos palabras prácticamente sinónimas, una semejanza que también es una realidad en Lanzarote. La comunidad británica, con unos 6.000 residentes, es la población extranjera más numerosa en la Isla y en cuanto a afluencia turística los británicos también están a la cabeza, con alrededor de 1,4 millones de visitantes al año, el 46% del total.

La Unión Deportiva Lanzarote, equipo de Tercera División, es el conjunto cabecera de los británicos apasionados por el fútbol que residen en la Isla y también de los que están de vacaciones y deciden ir a presenciar un partido al campo, en la Ciudad Deportiva Lanzarote. Así ocurre cada vez que los rojillos juegan en casa -cuando lo hacen fuera el seguimiento presencial es menor- tal y como sucedió ayer en el encuentro frente al majorero Unión Puerto, que se saldó con victoria local y el resultado de 2-0.

De los poco más de 500 espectadores que presenciaron este domingo el choque en el estadio de Arrecife, más de la mitad son británicos, una situación que suele ser habitual, señaló ayer la tesorera del club, Davinia Páez. "Si vienen 600 espectadores, más de 350 son ingleses", señaló la integrante de la nueva junta directiva que salió de la plancha que ganó las elecciones el pasado jueves con el hotelero Juan Carlos Albuixech como nuevo presidente de la UD Lanzarote.

Albuixech aseguró que "durante los últimos años hemos conseguido gracias al directivo Ian Lane [vocal de Relaciones Internacionales], que la comunidad británica se aficione a venir a ver el fútbol en directo. Para ellos, estén donde estén, su equipo es el equipo de fútbol de su ciudad y si viven en la Isla, el Lanzarote es su equipo". Añadió que "los británicos son socios del club y además de venir y apoyar al equipo son fieles y constantes. Ian está consiguiendo que desde los hoteles, los turistas que nos visiten se animen a venir a visitarnos, que es algo que vamos a consolidar animando a los recepcionistas a vender entradas para que el campo esté lleno".

Recuperar la afición local

El presidente precisó que aunque la afluencia de aficionados británicos "es una parte importante, lo más importante es captar el sentimiento de afición rojilla por parte de los lanzaroteños, que se ha perdido y no sabemos por qué. Queremos que la afición venga a sentir los colores y que los padres vengan con sus hijos a ver al equipo. El ejemplo lo tenemos en los británicos".

Ian, natural de la isla de Yersey, en el Canal de La Mancha, lleva 25 años residiendo en Lanzarote, donde ha trabajado de guía turístico. Es uno de los seguidores británicos más veteranos de la plantilla rojilla. La pasada jornada se marchó contento del campo tras el triunfo conejero. "Vamos a ver si ganamos hoy y no nos acercamos a la zona de descenso. El equipo no ha perdido muchos partidos este año, pero el problema es que ha tenido muchos empates", comentó minutos antes de que los jugadores saltaran al césped. Su deseo se cumplió.

El hijo de Ian, Óscar Mellström Lane, al que "no le gusta mucho el fútbol", aseguró su padre, se llama así por el exjugador del Lanzarote Óscar Vladimir, autor del único gol de los conejeros al Real Madrid en el partido de la Copa del Rey que se disputó en 2001 en Arrecife y que trajo a la Isla a estrellas como Casillas, Figo, Guti y Zidane, entre otras.

Ian conoció al padre de Óscar Vladimir en el restaurante del progenitor de este en Punta Mujeres (Haría) cuando paraban a comer en sus excursiones por la Isla con los turistas. De ahí surgió la amistad con la familia que aún conserva. "En aquella época Óscar jugaba en los juveniles del Lanzarote. Cuando mi mujer estaba embarazada de mi hijo Óscar, él ya estaba en el primer equipo y le dije que si le metía un gol al Real Madrid mi hijo se llamaría como él y así fue", rememoró el británico.

Óscar Mellström , de 17 años, es el encargado del punto de venta de productos oficiales de la UD Lanzarote en el campo en el que se pueden encontrar camisetas, gorras y tazas. Su madre, de nacionalidad sueca, tiene un puesto con los mismos artículos cada domingo en el mercadillo de la Villa de Teguise. Ian es el encargado del diseño de las camisetas.

"A los ingleses nos encanta el fútbol y cuando llegamos a Lanzarote no tenemos equipo. Están el Real Madrid, el Barcelona... pero no en Lanzarote. Así que nos aficionamos a la UD Lanzarote. Mi trabajo es poner el Lanzarote en el corazón de la gente de esta Isla", aseveró Ian. Cada mes, con ayuda de otros dos hinchas británicos reparte unos 300 carteles del equipo en locales turísticos de Puerto del Carmen, Playa Blanca y Costa Teguise. Además, se encarga de la página de Facebook Lanzarote Football Club, que tiene 4.334 seguidores, y de la página web en inglés dedicada a la actualidad de los rojillos, www.lanzarotefootball.com.

El matrimonio formado por Jacci y Kevin Doherty, del condado de Cheshire, lleva 25 años en la Isla y al igual que Ian y el londinense John Holtsen, quien reside desde hace 17, son "fijos" en el campo. John lleva inscrito en la parte trasera de su camiseta el nombre de su jugador favorito, el delantero Miguel Gómez. "Si juega bien, no hay mejor jugador que él en la liga de Tercera División", destacó Ian. John, que anima con el grito de guerra "¡Zarote!", cree que si el club tiene más presupuesto, "podría volver a Segunda B en un par de años".

A Ronnie Hankey, de Liverpool, que vive en la Isla desde hace año y medio, le encanta "la calma de Ayoze Pérez en el terreno de juego".

El alemán Frank Möhle, otro de los incondicionales, lleva Tatuados los escudos del Lanzarote, el Club Deportivo Unión Puerto del Carmen, cuyo presidente es el británico Daniel Trigg, y el Club Balonmano Puerto del Carmen, "los de la isla y la localidad en la que vivo", apunta.

Hasta el fútbol está por encima de la salida del Reino Unido de la UE. "Más que el 'brexit', el pasado viernes me preocupaba que se cierre el mercado de fichajes", bromeó Ian Slade.

Las aficionadas Almudena Guerra, Mari Santana y Estefanía Páez, que trabaja en la caseta del club rojillo, destacaron que "los británicos son gente tranquila y el hecho de que sigan al equipo es una forma de integrarse entre los lanzaroteños".

Compartir el artículo

stats