El Cabildo de Lanzarote hizo público ayer su apoyo a la campaña Basuraleza. La huella de la ignorancia, que persigue frenar los vertidos ilegales de residuos en la Isla. En la iniciativa, que mostró la basura recogida por estudiantes dentro del proyecto Papacría 2.0, han participado quince institutos y dos colegios.