Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | José Juan Cruz Saavedra

"Haremos un proyecto en condiciones para un centro internacional de buceo"

"Si tenemos 200 trabajadores y 150 cumplen sus 150 horas, los 50 policías tendrán que hacer lo mismo", señala el alcalde de Tías

José Juan Cruz, en su despacho de la alcaldía en Tías. D.R.

¿Después de los primeros meses de un gobierno tripartito (PSOE, LAVA y Lanzarote en Pie-Podemos) cómo valora la relación de los socios del pacto?

Tenemos un gobierno sólido y colaborativo. La comunicación en cualquier gobierno es esencial por lo que celebramos reuniones continuas para tener información actualizada, Nos reunimos todos los lunes a las cinco de la tarde. Somos un gobierno para todos los ciudadanos del municipio con el objetivo, tal y como recogimos en el acuerdo de gobernabilidad del pacto, de trabajar para el bienestar de nuestros vecinos y el desarrollo de políticas constructivas.

¿Pero existe realmente esa coordinación a pesar de ser tres fuerzas distintas?

Cada concejal tiene sus delegaciones y además representa a una zona determinada del municipio, en el que yo prácticamente delegué todo para dedicarme a coordinar el grupo. Así en las reuniones de los lunes cada uno plantea lo que está haciendo y así todos nos enteramos de todo porque es la manera que fluya la comunicación y que exista la transversalidad de las áreas, que es clave para cualquier gobierno, e incluso en los que tienen mayoría absoluta.

¿En que asunto se ha centrado especialmente tras llegar a la alcaldía?

Lo primero que hemos estado haciendo es la reorganización interna y no hemos terminado. Los tres partidos teníamos claro que había que tener capacidad de respuesta para con los ciudadanos. Había que decirles un si o un no. Lo primero que hemos hecho han sido cambios y más cambios. Y que a nadie le coja por sorpresa que seguiremos haciéndolos porque es la base para trabajar con eficacia y sacar adelante todas las tareas pendientes.

¿Pero esa reorganización es una caza de brujas con los trabajadores?

No, no,no... Es aprovechar los recursos que tenemos. Hay que tener en cuenta que con la Ley de Estabilidad Presupuestaria y la regla de gasto que no nos permite contratar más personal, el ayuntamiento ha ido aumentando en población, ya somos más de 21.000 habitantes, y tenemos menos trabajadores que hace ocho años. Estábamos en torno a 220 trabajadores y hoy seremos unos 195. Esa es la realidad por lo que hay que optimizar los recursos.

¿Y el principal problema que se encontró sobre la mesa?

Lo peor es llegar a un ayuntamiento, además del desorden porque nadie tomaba decisiones porque cada uno hacía lo que le venía en gana, fue encontrarse con resoluciones por valor de seis millones de subvención para seis obras que tenían que estar ejecutadas y certificadas a 31 de diciembre de 2019, y ni siquiera estaban adjudicadas. Fue lo peor que nos encontramos. Por responsabilidad dijimos que había que intentar gestionar las prórrogas con las distintas administraciones para no perder ese dinero. Estuvimos seis meses de reuniones en Madrid y en el Gobierno de Canarias para conseguir las prórrogas y ahora estamos intentando adjudicar y ejecutar las obras.

Entre esas subvenciones usted ha hablado de la obra de la Avenida de Matagorda, que tantas críticas ha recibido por parte de la actual oposición.

La obra de la Avenida de Matagorda de dos millones de euros es un claro ejemplo. El expediente de esta obra se inició en 2017 y nosotros llegamos al gobierno el verano pasado. El primer documento que firmamos fue el contrato con la empresa adjudicataria el 25 de julio de 2019 y el 5 de agosto se nombra al director de la obra y el 26 de agosto se prepara el acta de replanteo previa al inicio de la obra. La finalización de la ejecución debía ser el 31 de diciembre de 2019 y no se había hecho nada. Así que nos enfrentamos entonces, recién llegados al gobierno, a la posibilidad inmediata de tener que devolver los dos millones más los intereses. Tras la lograr la prórroga del Gobierno de Canarias, se han ejecutado las unidades de obra posibles según el proyecto y se ha procedido a la resolución del contrato y a la solicitud de un nuevo proyecto que mejore las anomalías detectadas.

Parece evidente que la política del Ayuntamiento depende de la buena marcha de la zona turística de Puerto del Carmen. ¿Qué actuaciones se van a ejecutar?

El documento del pacto de gobierno que firmamos no se podrá dar cumplimiento si Puerto del Carmen como destino turístico no genera 30 millones de euros anuales, que es el presupuesto normal que debería tener el Ayuntamiento para dar cobertura a todas las necesidades del municipio, es decir, no podremos ejecutar las inversiones en Tías, Mácher, La Asomada, Conil... Por eso las primeras iniciativas son claves. En primer lugar elaborar el tercer plan de modernización turística que es el que nos va a dar cobertura técnica y jurídica para que se siga renovando e invirtiendo en Puerto del Carmen. También tenemos que resolver las aguas depuradas que se generan por lo que hemos desbloqueado en Madrid el proyecto de ampliación de la depuradora y en el mes de agosto ya podremos tener el proyecto para una inversión próxima a los diez millones de euros. Y es clave que las infraestructuras públicas y privadas vayan de la mano.

Ustedes han iniciado las gestiones para el tercer plan de modernización cuando el segundo está en los tribunales.

Le diré que el primer plan, que fue una experiencia piloto en Canarias, salió bien aunque quedan algunas obras pendientes porque los empresarios optaron por no ejecutarlas. Ahora bien, cuando el anterior Gobierno de Canarias redactó el segundo plan de modernización después de solicitar el informe sectorial a la Dirección General de Costas lo aprobaron sin tener físicamente el documento en la Consejería. Cuando Costas les dijo que el informe era favorable, en el primer Consejo de Gobierno se aprobó pero el informe físicamente no se había remitido a la Consejería. Y cuando un empresario que tenía un conflicto con una de las empresas que se acogió a este segundo Plan recurrió y el TSJC al examinar la documentación se da cuenta que falta un expediente en el procedimiento lo anula. Ahora el Plan está en el Supremo pendiente de resolución.

¿Y las obras terminadas?

Pues habrá que esperar a ver lo que diga el Supremo. Si su fallo es igual al del TSJC se pueden quedar en un limbo técnico-jurídico.

¿Qué pasos están siguiendo para poner en marcha ese tercer plan de modernización?

Ya nos hemos reunido con la Consejería de Política Territorial del Gobierno de Canarias porque es quien tiene que tomar la iniciativa para un plan de modernización. Aunque el Cabildo también puede adoptar esta medida decidimos que fuera el Gobierno canario porque entendemos que es más ágil al tener más infraestructuras. El Cabildo no tiene ni órgano ambiental. Ya le hemos mandado el borrador del convenio y estamos pendiente de que el Consejo de Gobierno de Canarias le dé el visto bueno. Con este convenio todos los empresarios que se quieran acoger ya podrían presentar sus iniciativas y será a partir de ahí cuando solicitaremos los informes vinculantes. De igual forma, nos reunimos con las patronales turísticas, con la Confederación Empresarial y los empresarios para que nos presenten las iniciativas, que van desde la rehabilitación de hoteles y apartamentos, fachadas comerciales de la Avenida de Las Playas o el aumento de categoría. Daremos un tiempo prudencial porque no vamos a pasar toda la legislatura esperando. Cuando tengamos un número suficiente de iniciativas cerramos y los que no se hayan acogido tendrán que esperar al cuarto plan.

Pero decía usted que las iniciativas privadas debían ir de la mano con las públicas.

Efectivamente, a estas obras privadas se unirán iniciativas públicas como la construcción de un pabellón deportivo, un nuevo campo de fútbol, un intercambiador de guaguas por la zona del Rancho Texas, unas dependencias para la Policía Local, un nuevo centro de salud porque el que tenemos es tercermundista o un centro internacional de buceo. Y para ello vamos a reclasificar el suelo a través del Plan de Modernización.

Habla usted de un centro internacional de buceo. ¿Pero no han desechado ustedes este proyecto que ya contaba incluso con el permiso de Costas?

La Pila de la Barrilla o Playa Chica tiene un potencial importantísimo, pero lo que hace falta es ordenarlo y que sea compatible su uso con el de los operadores de buceo, los residentes y turistas. Nos hemos reunido en infinidad de ocasiones con el sector tanto cuando estábamos en la oposición como ahora en el gobierno. El sector nos planteó desde un primer momento que se bloqueara el tema porque al final lo que se iba a hacer era una cafetería más y en el entorno ya hay muchas. Lo que se necesita es habilitar aparcamientos, zona de duchas y ordenar la entrada y salida al mar con la construcción de una rampa al final de la calle Bajamar y de cara al futuro ir a la construcción de un centro internacional de buceo, pero en condiciones. Y para eso necesitamos el plan de modernización turística para adquirir suelo en el entorno. No hacer una caseta de madera, para vender café, refrescos y bocadillos.

¿Y entonces qué diferencia hay entre la antigua estación y el edificio que ustedes plantean?

No sería una pérgola de madera sino un edificio. Para eso necesitamos el apoyo del Cabildo. Ya tuvimos una reunión con la presidenta del Cabildo, Dolores Corujo para transmitirles que no queríamos perder los 700.000 euros del anterior proyecto. Y con ese dinero haremos, baños, torres de vigilancia, papeleras? es decir, lo básico para que puedan convivir los turistas, los vecinos y los operadores. Porque hay días que entran más de 1.000 personas. El Cabildo nos ha dicho que está dispuesto a mantenernos ese dinero y que redactemos un proyecto. Haremos un proyecto en condiciones para un centro internacional, que sea estratégico de cara al futuro. Estamos en negociaciones para buscar ese suelo.

Hábleme del Centro Cívico El Fondeadero de Puerto del Carmen y de los planes del grupo de gobierno para revitalizarlo

El Fondeadero es otra de las ruinas que nos encontramos, prácticamente cerrado, al igual que la Escuela de Tegoyo. Y hablo de Tegoyo porque se enmarca en la formación que es uno de nuestros retos. Donde primero nos centramos en Tegoyo fue en sacar toda la basura y con perdón de la palabra, la mierda que tenían acumulada allí. Ya lo tenemos todo en orden y homologado y hemos conseguido tres planes para la formación y alternancia en el empleo. Uno de limpieza, uno de jardinería y otro de albañilería. El Gobierno nos ha concedido un millón de euros para un año y eso significa que 60 vecinos de Tías van a tener empleo durante ese periodo, además de formación y a paro cuando terminen. Luego en el Fondeadero ya está el equipo de Turismo trabajando y haciendo los trámites pertinentes para volver a homologar el restaurante y la cocina porque nos va a permitir de cara al futuro impartir formación. Las instalaciones están obsoletas y tendremos que invertir unos 600.000 euros. Estamos en el proceso de adjudicar las obras. El objetivo es que a partir del próximo año se realicen módulos para la formación de camareros, cocina y todo lo que tiene que ver con la hostelería para menores de 30 años.

¿Y qué se hará con el personal de otras áreas y asociaciones que están en el Fondeadero?

Tendremos que reubicar al personal que está en el Fondeadero que nada tiene que ver con la formación y a las asociaciones. No vamos a dejar a nadie tirados en la calle pero que nadie piense que los locales son en exclusiva , tendremos que elaborar un planing en el que, por ejemplo, cuatro asociaciones podrán compartir un mismo local, cada uno con sus horarios. Tenemos claro que la formación en hostelería es clave. El objetivo del centro fue la formación y los marineros, que son intocables con su Cofradía y almacenes. Vamos a firmar un convenio con la Cofradía porque estaban en precario en el centro, sin convenio porque con el anterior gobierno se les venció y no se volvió a firmar.

Uno de los conflictos internos ha sido con la Policía Local. ¿Por qué no se les ha pagado las horas extras que reclaman?

La oposición cuando estuvo en el grupo de gobierno no tomó decisiones sino que dejaba que las cosas caminaran solas. Cuando llego al ayuntamiento, en el primer mes, me encuentro el primer reparo del interventor a la hora de pagar las nóminas de la Policía Local. Como uno tiene experiencia de gobierno, hago las consultas pertinentes y levanto el reparo. Así que seguimos pagando las horas extras con un convenio que hizo el anterior gobierno donde decía que se trabajaban seis días y se libraban cinco. Ese convenio no se somete a aprobación plenaria sino que lo firma el alcalde (Francisco Hernández, PP) pero todos los acuerdos que tengan contenido económico hay que pedir informe del secretario y del interventor. Pero no lo hicieron y se pagaron hasta septiembre del pasado año. Quedan pendientes de pagar las de octubre y noviembre. Ahora habrá que buscar la fórmula jurídica para poder pagarlas. En octubre me llega un informe del Interventor en el que me dice que con el turno de seis días trabajados y cinco libres, el policía no hace la jornada laboral establecida en el Ayuntamiento de Tías de 150 horas (35 horas semanales). Todos los informes me dicen que las horas extras se podrán pagar, con los índices correctores, después de las 150 horas al mes.

¿Y cuál es la solución?

Lo único que se puede hacer es volver al sistema de trabajo antiguo que es el de trabajar seis días y librar cuatro porque el cómputo de la Policía Local es anual al tener horario de mañana, tarde y noche. Si tenemos 200 trabajadores y 150 están cumpliendo sus 150 horas, los 50 policías tendrán que hacer lo mismo. A mí no me pidan que levante ese reparo. ¿Por qué el PP en el gobierno no pidió los informes? Porque lo hicieron de forma verbal y le dijeron lo que había. Pero a mí ya me lo han remitido por escrito.

Compartir el artículo

stats