El secretario general de UGT Lanzarote, César Reyes, expresó ayer, tras mantener una reunión con la Asociación de Personas con Discapacidad de Lanzarote (Adislan), su preocupación por la grave situación que atraviesa esta institución que atiende a unas 200 personas. Según Reyes, Adislan se encuentra "al borde del colapso financiero" debido al retraso de la subvención de un millón de euros del Cabildo y la negativa del Gobierno canario a pagarles 184.000 euros. LP/DLP