Desde el pasado lunes cinco militares del Ejército del Aire, tres pertenecientes al Aeródromo Militar de Lanzarote y dos del Escuadrón de Vigilancia Aérea número 22, se han incorporado a la Misión Baluarte de apoyo a las comunidades autónomas, en labores de vigilancia epidemiológica del Covid-19, en la isla de Lanzarote. Este personal realizará labores de rastreo desde las instalaciones habilitadas al efecto por la Comunidad Autónoma de Canarias en el Hospital Doctor José Molina Orosa de la ciudad de Arrecife.

En el momento de su incorporación los efectivos fueron acompañados por sus respectivos jefes de unidad, el coronel Arregui y el comandante Delgado, que pudieron compartir información con responsables del Servicio Canario de Salud y conocer de primera mano las instalaciones y condiciones de trabajo donde su personal va a desempeñar sus cometidos.

Previamente a su incorporación, el personal del Ejército del Aire designado ha recibido la formación prevista por el Ministerio de Defensa para rastreadores, la cual será complementada durante la primera semana con formación en aspectos propios del Servicio de Salud y prácticas supervisadas, para trabajar codo con codo con personal propio del Sistema Canario de Salud con la finalidad de hacer rastreos de contagios de la pandemia en Lanzarote.

El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Blas Trujillo, había solicitado a la Secretaría de Estado de Sanidad la incorporación de 100 rastreadores militares a las labores de seguimiento de casos Covid en la Comunidad Autónoma, petición que fue aceptada por la ministra de Defensa, Margarita Robles, en una reunión telemática con Trujillo.