El Diputado del Común, Rafael Yanes, y el adjunto primero, Felipe Afonso, se reunieron por videoconferencia con la portavoz de la comisión de Derecho Animal y la representante de Accesibilidad de la Asociación Movimiento Argana Viva, Lucía Ballestero y María Gabriela Gallardo, respectivamente.

Ambas pondrán distintas quejas en la Diputación del Común relacionadas con la “precaria” gestión y servicios de Discapacidad y Dependencia en la isla de Lanzarote, y por las normas “discriminatorias” del funcionamiento del voluntariado del Centro de Protección Animal del Ayuntamiento de Arrecife. Uno de los puntos de las nuevas normas del voluntariado es el de “aportar un certificado médico oficial -costeado por la persona voluntaria- acreditando no padecer enfermedad ni discapacidad física, psíquica y sensorial que le impida el desempeño de las funciones de una persona voluntaria”, según aseguró Ballestero.

Ante este punto, la portavoz reclamó que “las instituciones públicas deben velar por la integración social, por lo que no tiene sentido marginar a las personas con discapacidad”. Así, aseguró no haber obtenido respuesta del Ayuntamiento de Arrecife para una rectificación.

Pidieron la actualización de los estatutos de Bienestar Animal y alegaron al respecto una “mala gestión y actuación” en el municipio, y señalaron al voluntariado como un punto clave para un mejor funcionamiento de las prestaciones y de las adopciones.