Ni las restricciones por la pandemia ni el hecho de que los botellones estén prohibidos en cualquier circunstancia han conseguido desterrar esta práctica de Arrecife. Durante el pasado fin de semana, decenas de jóvenes se dieron cita en el Recinto Ferial para consumir alcohol junto a sus vehículos, repartidos en distintos grupos a lo largo de toda la explanada.

Más información en La Voz de Lanzarote