Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La limpieza que llegó con el covid

Lumar se ha especializado en la desinfección de instalaciones para evitar contagios a la población

Angelo Rodríguez (izquierda) y Alfonso Reyes, el pasado jueves en las instalaciones de Lumar Canarias en Arrecife.

Angelo Rodríguez (izquierda) y Alfonso Reyes, el pasado jueves en las instalaciones de Lumar Canarias en Arrecife. Lumar Canarias

«Si no hubiese sido por el coronavirus, seguiríamos fregando y lavando», asegura Alfonso Reyes, gerente de Lumar Canarias, que ha ampliados sus servicios gracias a la pandemia.

Hace ocho años que Alfonso Reyes puso en marcha la empresa de limpieza y mantenimiento integral Lumar Canarias, de la que es gerente. Presta servicios a centros comerciales, gimnasios, comunidades de vecinos, restaurantes, instalaciones médicas, hoteles, villas turísticas, zonas de ocio, aeropuertos y concesionarios de automóviles, entre otros clientes. Además, hace tres años empezó a ofrecer seguridad en eventos.

Con la irrupción del covid con fuerza en marzo del pasado año surgió la necesidad de llevar a cabo la desinfección de todo tipo de espacios y superficies para evitar contagios entre sus usuarios. «Nos llamaron desde varias instituciones públicas de la Isla para consultarnos qué deberían hacer para desinfectar», explica Reyes. A partir de ese momento, Lumar Canarias contrató a un veterinario que les asesoró sobre el material que deberían adquirir y cómo proceder con el mismo para realizar ese tipo de limpiezas. A partir de ese momento, incorporó a su cartera de servicios esa prestación.

Cuando entró en vigor el estado de alarma, Lumar Canarias tenía 40 empleados, como en la actualidad, «aunque el número ha subido a 42 o 43», indica Reyes. «Ninguno de nuestros trabajadores fue al ERTE. Nos fuimos adaptando para no tener que parar a nadie y nos turnábamos para coger vacaciones», recuerda el gerente.

El volumen de trabajo iba aumentando cada día y tuvieron que adquirir vehículos y más material, lo que les obligó a mudarse a una sede mayor, a la que tienen en la actualidad en la calle Velacho número 30 de Arrecife, en la zona industrial y comercial por encima de Puerto Naos. «Empresas públicas y privadas nos empezaron a contratar para desinfectarles sus instalaciones como puertos, paradas de taxis y de guaguas, centros de salud, colegios... Muchos de ellos ya eran nuestros clientes», afirma el gerente de Lumar Canarias, quien añade que «si no hubiese sido por el coronavirus, seguiríamos fregando y lavando».

A lo anterior han sumado la modernización tecnológica. Así, por ejemplo, un cliente puede saber si su propiedad está limpia accediendo con su clave a través de un programa informático que le permite contar con imágenes de la misma y comprobar si el servicio ya se ha realizado.

Compartir el artículo

stats