Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'Urko', el perro socorrista de los inmigrantes de las pateras y bañistas en Canarias

El animal es un Terranova de un año que se entrena en Lanzarote para rescates de personas y embarcaciones

'Urko', el perro socorrista acuático de la ONG Emerlan

'Urko' es un socorrista muy particular que forma parte de los rescatadores acuáticos de la ONG Emergencias de Lanzarote (Emerlan). Es un perro de raza Terranova, de un año de edad, que se entrena en aguas de Lanzarote como socorrista para rescatar a bañistas, inmigrantes de las pateras que vuelcan y embarcaciones en apuros.

El animal lleva tres meses formándose con los adiestradores de Emerlan y en menos de un año se espera que preste sus servicios en situaciones reales de emergencias y obtenga la acreditación para ello, asegura Óscar Fondón, coordinador de la Unidad Canina K-9 de Emerlan.

“Pesa 70 kilos, come un kilo de pienso al día distribuido en dos tomas de 500 gramos cada una y tiene membranas entre los dedos de las patas, como las gaviotas y los patos, lo que le facilita la movilidad en el agua. Además, puede llegar a arrastrar barcos a la deriva de hasta una tonelada y media de peso”, explica Fondón.

'Urko' saca a un bañista del agua en una simulación de rescate de Emerlan en Puerto del Carmen (Lanzarote) Emerlan

'Urko' llegó a Lanzarote procedente de Cabrales (Asturias) junto a su dueño y guía canino, Sergio Cabestrero, que se trasladó a vivir a la isla de los volcanes a mediados de agosto pasado. El can, que salta al mar desde los barcos en marcha como si nada, «se toma muy en serio su trabajo y ya se ha entrenado como cachorro en rescates en ríos, rías y en el mar Cantábrico. Se ha adaptado muy bien al agua salada y también al mar de Canarias», indica Cabestrero.

«Este tipo de perros madura a los tres años y, poco a poco, la formación que le damos tiene que resultarle como un juego, que le resulte atractivo, e irle sacando su instinto para el salvamento acuático. Hacemos con él un trabajo bastante intenso y su respuesta es magnífica», precisa Cabestrero, que trabaja como socorrista acuático en Emerlan y tiene experiencia en la intervención con perros en situaciones de emergencias.

Formación en tres fases

El proceso de formación se desarrollará en tres fases y ‘Urko’ está a punto de terminar la primera, «la más larga y en la que hay que dedicar más tiempo y atención». En la segunda, «los ejercicios serán más complicados y dirigidos y, en la tercera, se aproximará en mayor medida al rescate real», detalla Cabestrero. 

Cuando ‘Urko’ llegó a la vida de Cabestrero «tenía claro» que lo iba a dedicar a salvamento marítimo. De hecho, el animal tiene herencia genética en ese ámbito porque sus abuelos y sus padres ya eran rescatadores tanto en agua dulce como salada, asevera Cabestrero.

Cuando un perro se destina a rescatar vidas, su trabajo se realiza en binomio con el socorrista y guía canino. «La ventaja es el trabajo en equipo porque al estar bien compenetrados, sale adelante mucho mejor. La energía que gastas hasta llegar a la víctima y ponerla en un lugar seguro en una playa o en una embarcación es muy grande. En ese sentido, contar con la fuerza de nado y arrastre que tiene el perro es muy importante», subraya Cabestrero. Añade que, «con las fuerzas que ahorras al trabajar con el perro, el socorrista puede dedicar su energía a llegar más rápido a la víctima y en el trayecto de regreso hacia la zona segura remolcada por el perro, a atenderla mejor y tranquilizarla».

"La energía que gastas hasta llegar a la víctima y ponerla en un lugar seguro en una playa o en una embarcación es muy grande. En ese sentido, contar con la fuerza de nado y arrastre que tiene el perro es muy importante"

Sergio Cabestrero - Rescatador acuático y dueño de 'Urko'

decoration

En los casos con múltiples víctimas, «el tiempo de trabajo se acorta a la mitad, ya que de lo contrario el nadador de rescate tendría que hacer varias idas y venidas».

A 'Urko' se le forma "tanto para asistir a una víctima inconsciente y sacarla de la zona de peligro, como acceder hasta embarcaciones volcadas y buscar víctimas debajo de las mismas". En el caso de una persona inconsciente, "desde el punto de vista operativo, el trabajo a la par con el socorrista es fundamental porque el animal no puede por sí solo poner a la víctima boca arriba y ponerla en posición de seguridad, ni abrirle las vías aéreas. En esa situación, el perro la trasladaría hasta la zona de seguridad y el socorrista podría mantener la alineación de cabeza, tronco y cuello durante el traslado sin que sufra de las cervicales, suponiendo que se trate de un politraumatizado y tenga de una lesión medular".

En situaciones de barcos volcados, el perro estaría entrenado para bucear y buscar a personas debajo del agua y sacarlas.

Puerto del Carmen y Playa Honda, son las zonas costeras donde se entrena 'Urko' en Lanzarote.

El nuevo rescatador, el primero de la provincia de Las Palmas dedicado a socorrismo en el medio acuático, también participará en servicios preventivos en eventos. "Para nosotros es un compañero más", subraya Fondón.

Óscar Fondón junto a 'Marea' (izquierda) e 'Ibai', que viajará a La Palma la próxima semana. Emerlan

De Lanzarote al volcán de La Palma

Emerlan cuenta entre sus recursos con otros dos perros para el rescate de personas vivas en terremotos y catástrofes. Son el pastor belga 'Ibai' y el labrador 'Nigal'.

'Ibai', que tiene cuatro años, viajará la próxima semana a la isla de La Palma para participar en labores de prevención de la población afectada por las erupciones del volcán de Cumbre Vieja.

El próximo lunes, 18 de octubre, Emerlan desplazará a La Palma a siete voluntarios con tres vehículos y un remolque multiuso de emergencias para participar en tareas de coordinación y ayuda por la erupción volcánica. Este contingente estará coordinado por el Cabildo de La Palma y bajo el mando de Ayuda en Emergencias Anaga (AEA).

Emerlan indica que "con la isla hermana nos une un vínculo especial, puesto que desde hace años nos desplazamos a La Palma para colaborar en la seguridad de pruebas deportivas o para recibir cursos de rescate en altura y montaña". La respuesta de los voluntarios "ha sido increíble y hemos tenido que establecer grupos para que todos puedan participar", destaca la ONG.

"Nos vamos con la enorme ilusión y ganas de trabajar que siempre hemos tenido y, sobre todo, con la intención de poner nuestro granito de arena con nuestros hermanos palmeros, especialmente con los que han perdido todo en la erupción del Volcán de Cumbre Vieja".

La entidad ha hecho un llamamiento para que las empresas que así lo deseen colaboren con Emerlan aportando mascarillas FPP3 o con filtros externos, que son las necesarias en La Palma para protegerse de las cenizas y los gases. Hay de plazo hasta el lunes que viene a las 9.30 horas para recepcionarlas.

Empresas como Decoraciones de León y Lumar han procedido ya a la entrega de este material.

Compartir el artículo

stats