Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agustín Riverol Mejor docente de lengua materna en Suecia del año 2021

“El mayor premio como profesor es ayudar a mis alumnos en su desarrollo personal y escolar”

El docente lanzaroteño, que imparte español como lengua extranjera y materna en Estocolmo, habla de su vida en el país nórdico y del prestigioso galardón nacional que le concedieron el pasado año

Agustín Riverol. A. R.

El filólogo lanzaroteño Agustín Riverol (Tahíche, 1967) es profesor de español como lengua extranjera y como lengua materna en el centro de lenguas Språkcentrum de Estocolmo (Suecia). Reside en el país nórdico desde hace 18 años tras dejar su trabajo en el Cabildo de Lanzarote. El pasado mes de octubre fue galardonado con el prestigioso premio de mejor profesor de lengua materna del año en Suecia en la feria Lärkraft 2021 de Estocolmo.

Usted es un apasionado de la enseñanza de lenguas maternas, en este caso del español. En octubre del pasado año le concedieron el premio anual al mejor profesor de lengua materna en Suecia en la feria Lärkraft 2021 de Estocolmo. ¿Qué supuso ese reconocimiento para usted?

Es el primer galardón que recibo. Evidentemente, este premio supone una alegría inmensa y un ante y un después en mi carrera como profesor. Después de obtenerlo, han surgido algunas pequeñas ofertas de colaboración con empresas privadas y con la Universidad de Uppsala, unas de las más importantes de Europa, pero si te soy sincero, el mayor premio es el poder ayudar a mis alumnos en su desarrollo personal y escolar. También soy el representante nacional de las lenguas maternas de una asociación de profesores que se llama Språklärarnas riksforbund. Tanto para esta asociación como para Språkcentrum fue una gran alegría que uno de sus profesores o representante se llevase el premio. Vamos, que la alegría fue múltiple. He trabajado en diferentes colegios e institutos en el centro de Estocolmo, incluso antes de acabar las carreras, pero en Språkcentrum llevo tres años.

El jurado enfatizó su gran competencia y dedicación docentes, su interés por la pedagogía de las lenguas y el hecho de que se haya convertido en un referente tanto para sus colegas como para sus alumnos. En su opinión, ¿cuál es el mejor método para la enseñanza de una lengua extranjera, en este caso el español?

No creo que haya un método ideal para la enseñanza de una lengua extranjera. En primer lugar te diría que es muy importante que los alumnos noten que verdaderamente amas lo que estás haciendo, que noten que tienes un interés inmenso en ayudarles y que tú seas uno de ellos, de su mismo equipo. Este primer paso para mí es el primordial. El segundo paso es tener unas ganas inmensas por seguir aprendiendo, por seguir cultivándote. Hay que estar al día de las nuevas técnicas de investigación en lo que a educación se refiere. Este segundo paso también es primordial para ayudar a tus alumnos de la mejor manera. Luego también considero no menos importante un tercer paso, que es el de colaborar y aprender de tus compañeros de profesión, de compartir experiencias y vivencias con tus alumnos en cualquier situación académica, pero, sobre todo lo relacionado con la pedagogía. A modo de anécdota, hace algunos meses y en una conferencia internacional online, hablaba con otro profesor de español de Hong Kong, originario de China, sobre cómo motivar a hablar desde un primer momento a los alumnos que comienzan con el español como lengua moderna. Hay que distinguir entre lengua extranjera o moderna y lengua materna. La primera es español para los alumnos suecos o de otros países que viven aquí y la segunda es español para alumnos hispanohablantes que viven en el país. Son dos programas de estudios totalmente diferentes.

“Es muy importante que los alumnos noten que verdaderamente amas lo que estás haciendo y que tú eres uno de su mismo equipo”

decoration

El interés por aprender español ha aumentado en Suecia en los últimos años. ¿A qué se debe?

Es increíble el interés por el español que hay en Suecia. En las escuelas suecas se comienza desde primaria con el inglés, que es casi como una segunda lengua por estos lares. En el sexto curso tienen que elegir otro idioma moderno. Dependiendo del colegio se ofrece un idioma u otro, pero la mayoría ofrecen español, alemán y francés. El interés por el español se debe a muchos motivos. Hay muchos suecos que tienen una segunda residencia en España o, simplemente, veranean en nuestro país. También es un idioma internacional con unos 600 millones de personas en muchos países que lo tienen como lengua materna, lo que crea unas perspectivas de trabajo tremendas. Es bastante común, el ver anuncios de trabajos importantísimos en los que se pide el tener una buena base de español. Las buenas relaciones bilaterales entre Suecia y España también ayudan a que el interés por nuestra lengua esté en constante crecimiento.

Como lanzaroteño y canario, ¿qué le transmite a sus alumnos? ¿Qué les llama la atención de los canarios?

Evidentemente, la geografía e historia de España y los países hispanohablantes es una parte de la enseñanza del español como lengua moderna. Luego habría que tener en cuenta cuánto tiempo se dedica a ello, que, desgraciadamente, no es mucho en el caso de los alumnos de sexto curso. En mi caso, son dos lecciones semanales de 40 minutos cada una. Con una hora y veinte minutos a la semana, muy poco se puede hacer, sinceramente. De todas maneras, bastantes suecos han estado en múltiples ocasiones en Canarias y/o Lanzarote. Me hace ilusión escuchar en qué partes de Lanzarote ha estado la persona con la que hablo.

“Lo que me llevó a estudiar Filología Hispánica e Inglesa fue mi interés por las lenguas como modelo de integración cultural”

decoration

¿Cómo surgió su interés por las lenguas? Se licenció en Filología Hispánica e Inglesa en Suecia tras mudarse allí hace dos décadas y dejar su trabajo en el Cabildo de Lanzarote.

Acabé mis estudios hace unos ocho años. Los realicé en la universidad de Estocolmo. Tardé siete años en hacer las dos carreras en vez de cinco, porque trabajaba al mismo tiempo. Lo que me llevó a ello fue mi interés por las lenguas como modelo de integración cultural. Para mí es evidente que la lengua en cualquier país es la llave que te abre la puerta a toda la sociedad. También fue fundamental en la elección el hecho de que el español es el idioma más popular en las escuelas suecas, después del inglés. Decidí dejar el Cabildo hace algo más de dieciocho años porque conocí a mi pareja en Madrid. Después de un tiempo se mudó a Suecia y decidí que las relaciones a distancias no son lo mío. Así que decidí dejar el Cabildo y probar. Creo que tan mal no me ha ido después de dieciocho años.

Junto a otros profesores creó una plataforma de enseñanza del español a raíz del confinamiento en el mundo al que obligó la pandemia de coronavirus y está siendo un éxito. ¿En qué se distingue este proyecto de otros de su estilo?

Sí, con motivo de la pandemia, cuatro profesores creamos Spanish TeachMeet Sweden hace algo más de dos años. Es un proyecto innovador creado por profesores para profesores. Descubrimos desde un primer momento, entre otras cosas, que había muchas carencias en cuanto a la enseñanza online. Muchos profesores, entre los que me encuentro, no tenían la más remota idea de qué herramientas utilizar, ni cómo utilizarlas. De hecho, ni los directores de las escuelas tenían claro de que la situación se fuera a solventar de una manera rápida y eficaz, como finalmente ocurrió. Nuestros encuentros con profesores y estudiantes de español han traspasado fronteras y, de hecho, ya no nos ponemos techo para el próximo encuentro el 28 de mayo. En nuestro anterior encuentro, a finales de octubre pasado, tuvimos nada más y nada menos que unas 400 personas de países tan dispares como China, Gran Bretaña, Brasil, Venezuela, Colombia, Países Bajos, Francia, España, Nueva Zelanda, etc. Suelen ser encuentros dinámicos, con ponentes con una trayectoria y experiencia amplias, con algunos minutos para preguntas y al final de los mismos nos encontramos de una manera informal en la plataforma Wonder para compartir experiencias y charlar de una manera más distendida.

Agustín Riverol, en el cuadro inferior izquierdo, junto a otros profesores en una de las sesiones de la plataforma para docentes de español Spanish TeachMeet Sweden. A. R.

¿Cómo está viviendo la pandemia en su día a día?

Pues evidentemente con mucha preocupación porque está aumentando considerablemente los casos no sólo en los países colindantes como Noruega y Dinamarca, sino aquí en Suecia también, especialmente en la región de Estocolmo. Si a eso le añadimos que diariamente tengo que utilizar el transporte público donde la mascarilla no es obligatoria, pues la preocupación es aún mayor.

El sistema educativo de Suecia es uno de los mejores del mundo por la inversión que el Gobierno realiza en educación y en la formación de sus profesores. ¿Qué destacaría del mismo? ¿Qué opina de la calidad del sistema educativo español?

No puedo responder en cuanto al sistema educativo español porque no estoy en absoluto informado al respecto, desgraciadamente. En cuanto a Suecia, se están haciendo muchos esfuerzos por aumentar el estatus de los profesores a los niveles que tenía hace sólo algunas décadas. También se está intentando mejorar la situación en zonas algo conflictivas y consideradas como guetos. Aquí la educación es gratuita y el sistema de becas y préstamos funcionan a la perfección, lo que hace que la juventud se independice muy pronto y compartan vivienda con amigos, por ejemplo.

El pasado mes de noviembre participó en un coloquio en la Biblioteca Bernadotte del Palacio Real de Estocolmo, al que asistieron las reinas Letizia y Silvia sobre la importancia de la traducción literaria en español y sueco para favorecer el intercambio cultural, enriquecer el conocimiento mutuo frente a los riesgos de los clichés y la debida atención a la diversidad y la creatividad. ¿Cómo fue esa experiencia?

En primer lugar, me sentí afortunado por ser uno de los pocos que pudieron asistir a tal evento y lo hice en calidad de representante nacional de lenguas maternas de la asociación de profesores Språklärarnas riksförbund. Evidentemente, sabía de antemano que no iba a tener la más mínima posibilidad de hablar con las reinas. Lo que me interesaba era establecer contactos tanto a nivel profesional como personal. Fue una oportunidad fantástica de hablar con escritores de la talla de Javier Cercas, de encontrarme con antiguos profesores de la Universidad de Estocolmo que me habían perdido el rastro, de estar con la secretaria general del Instituto Cervantes y el director de la misma institución en Estocolmo, entre otros. A raíz de este encuentro, como he mencionado con anterioridad, me ha surgido alguna que otra colaboración tanto con empresas privadas como con la Universidad de Uppsala, una de las universidades con más prestigio no sólo en Suecia, sino también en el ámbito internacional.

“Antes de estudiar mis dos carreras en Suecia trabajé de camarero en una cafetería, en un hotel de cinco estrellas en el servicio de desayuno y de cartero”

decoration

¿Le ha costado adaptarse a la vida en Suecia?

Fue muy difícil en un principio dado que no conocía el país ni la lengua, prácticamente nada de la cultura y a nadie del país excepto a mi pareja, claro. Me ayudó muchísimo el comunicarme en inglés en un principio. Aunque los suecos en general tienen muy buen conocimiento de inglés, no hay nada como hablarles en su propio idioma para caerles bien de entrada. Pronto comencé mis estudios de sueco para extranjeros totalmente gratuitos. Me llevó unos dos años, aproximadamente. Luego, haciendo diferentes tipos de trabajos. El primero fue de camarero en una cafetería, después en un hotel de cinco estrellas en el servicio de desayuno y finalmente un año de cartero. Todos estos trabajos, unido a mi interés por el idioma y por progresar, hizo que tuviera un conocimiento más que aceptable del idioma. Los mencionados estudios y los de mis carreras universitarias han motivado que mi conocimiento del idioma y las costumbres sean bastantes amplios. Con respecto al clima, me parece una auténtica gozada el poder disfrutar plenamente de las cuatro estaciones.

El invierno para un canario debe ser muy duro por esas latitudes.

Para nada en mi caso. Tienes dos opciones: una, o quejarte y deprimirte como mucha gente, tanto locales como extranjeros que viven aquí o tomártelo con filosofía y tratar de no pensar en ello. Evidentemente, si lo pienso en frío, es muy fuerte que pasen días y semanas sin ver el sol, sobre todo en invierno, pero entre el trabajo y en todos los líos en los que estoy metido, no tengo mucho tiempo de pensar en el tiempo, sinceramente.

¿Tienes pensado regresar a Lanzarote algún día?

Pues sinceramente, no. Estoy tan a gusto con todos los líos en los que estoy metido que no me planteo, en absoluto, volver a vivir en la isla, aunque en el futuro se podría dar el caso de vivir algunos meses del año, sobre todo durante el frío y largo invierno sueco.

Compartir el artículo

stats