Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Emilio Fernández, folclore y literatura

Nacido en el caserío de Hoyo del Agua, su trayectoria profesional y cultural le ha llevado a múltiples empleos y actividades creativas | Prepara nuevas obras

Emilio Fernández. | LP/DLP

Emilio Fernández, polifacético vecino de Tías, bailador desde la tierna infancia, tocador de timple, compositor de letras folklóricas, componente y director de varias agrupaciones musicales, folklorista, parrandero, estudiante empedernido y, recientemente, está aprovechando su caudal creativo al máximo para publicar diferentes poemarios, novelas a pares y relatos, con un alto dominio de manejo de todos los géneros literarios.

Nace Emilio en el seno de una familia numerosa de nueve hermanos en el año 1966, en el popular caserío del Hoyo del Agua, cuando las paredes secas de piedra circundaban los caminos y las tierras y aún se producían abundantes tomates, cebollas y cereales. También en el mismo año que Tías y Lanzarote se abrían al turismo. Desde pequeño ayudó en las tareas del campo, entre burros, cabras y camellos, plantando cebollinos y tomateros, motivo que le obliga a abandonar la escuela con doce años cumplidos.

Consigue empleo en la novedosa industria turística de camarero y de ayudante de cocina. Emilio construye su casa con autoayuda, como el resto de su familia, en camino de Las Tabaibas, en un “trocito de tierra familiar”. Posteriormente, a medida que se transforma el municipio cambia de trabajo a taxista, transportista repartidor y otras ocupaciones esporádicas hasta que pasa a ser operario de mantenimiento del ayuntamiento de Tías. De mayor, retoma los estudios para obtener el Graduado Escolar y accede al curso de acceso a la Universidad para personas mayores de 25 años en la UNED de Lanzarote y comienza a cursar Derecho por hobby. Ya ha pasado el meridiano de la carrera y sigue preparándose asignaturas sueltas, no tiene prisa por ponerse la toga este consumado literato.

En la década de los años setenta, Emilio se dedica a su etapa folklórica, comienza muy jovencito con seis años, incorporándose como bailador en la Agrupación Gaida, lo llevaban sus hermanos y hermanas mayores al Casino del Morro y allí ensayaba tres veces por semana en la rondalla hasta el año 1979, año en que la agrupación entró en letargo. A partir del año 2001 se reactivó bajo su presidencia y siempre ha pasado a formar parte de las fiestas populares de Tías y han podido viajar a otros municipios y lugares de Canarias, Madrid, Santander La Coruña, Murcia, Mallorca Ibiza y otra larga lista de encuentros folklóricos.

Emilio también fue componente de la Agrupación folklórica San Antonio de Tías en el periodo de años 1984 a 1997, y es que este incansable folklorista, amante de las parrandas no dudó en aprender también a tocar el timple y cuando no baila, canta y, si a mano viene, “furrunguea” su particular “camellito sonoro”.

Emilio Fernández Batista siempre fue aficionado y gustaba de hacer coplas, poemas y canciones “asonatadas”, pero no fue hasta que un día en que vio un cartel donde se invitaba a todos los atrevidos a participar en el Certamen de Cartas de amor y desamor Los Novios de El Mojón, convocado por Teguise. Acudió y ganó el Primer Premio con la obra titulada Ella es canción en el 2014; meses más tarde ganaría el Segundo premio en el concurso de poesía Vida y Obra de Jorge Manrique en Ciudad Real y es entonces cuando se decide a publicar su primer poemario, Geiser, Raíces de Ardiente Lava (2015) con prólogo de F. José Navarro. Basándose en las tradiciones de sus Islas Canarias, el autor se adentra por primera vez en la escritura de un libro. Amores desamores y pretensiones impregnan cada verso y cada relato. Muy respetuoso con la poesía clásica, se atreve con décimas, coplas de pie quebrado, pavanas, sonetos etc, e incluso desafía hasta la misma sextina provenzal para expresar sus sentimientos tanto a la tierra que le vio nacer, como su forma de ver la vida.

Ante la buena acogida de su primera publicación y otros premios ganados en el Concursos de Coplas Guanapay en el 2015 y 2016, crea un nuevo poemario que titularía En los Rincones del Alma a finales del último año citado y con prólogo de Agustín Lasso Tadeo. Emilio, reaviva el fuego que quedó encerrado en Geiser, deshoja cada sentimiento, cada ilusión y cada amor escondido en sus vivencias y pretensiones. Sigue la poesía clásica ocupando la mayoría de sus páginas, cediendo cada vez más espacio a la contemporánea y apostando por aupar la prosa poética, el relato y la novela….

Tarajales Rojos (2018) es el título de este apasionante trabajo cuando Emilio se adentra en el ignoto terreno de novelar y nos sorprende con este cambio de género y nos hace entrega de esta romántica novela policiaca, con ausencia de drama, pero impregnada de tinte sociales y solidarios, a la que me invita a prologar. Acción, asesinatos, corrupción, engaños, traición, amor suspense, intriga y otros aconteceres en sus páginas de un thriller, donde el peligro acecha y donde todos son observados por todos. Emilio nos transporta a todos los escenarios donde van Serena y Alberto; desde Famara a Corralejo, pasando por Puerto Lajas hasta los tarajales de Ajui.

La primera novela de Emilio Fernández fue un éxito y agotó la Edición en un corto periodo de tiempo. Animado por el subidón en un tiempo record recopiló un puñado de poemas y canciones que tenía en la estantería y los edita bajo el título de Éxtasis, el prólogo corre a cargo de David García González. Coplas “asonatadas” y, manriqueñas o pie quebrado, las decimas espinelas, seguidillas entre sonetos, redondillas en los pareados y en otros sentimientos, vetos, Haikus y tankas del oriente, quintetos a la sextina, amores en una esquina y delirios de lo corriente.

Entre finales del 2019 y principios del año 2020, Emilio realiza dos publicaciones sobre dos espeluznantes historias. Cuando la Justicia dormía, aproximándose el centenario del asesinato de María del Rosario Cruz Bello y la muerte indebida de su hermana Petra , el autor inicia el camino de la investigación, hasta llegar a plasmar en una obra dramática todo lo sucedido, según fuentes oficiales y no tan oficiales, en el pago de Teseguite (Teguise). Violaciones, calumnias, atropellos, asesinatos. La Justicia, no lo era, la gente rabiaba por la injusticia, pero callaba…Aunque cien años han pasado, aquellas almas hermanas siguen esperando una explicación de por qué, quienes sabían la verdad la callaron.

’El crimen de Tacoronte’.

Es la segunda entrega sobrecogedora sucedida en aquella ciudad norteña de Tenerife que data de principios del siglo XX con el asesinato de Teodora Mesa, más conocida por Dora la aguadora de Tacoronte. Pancho emigró a Cuba en busca de mejor vida. El verdadero asesino también emigró, sin saberlo, hacia el mismo lugar que aquél, pero huyendo de la Justicia. En ambas historias desgarradoras, Emilio cuida y refuerza las presentaciones con música y videos notablemente ilustrados.

’Nostalgia’.

Editada en diciembre de 2021, es la séptima producción de Emilio Fernández, nos presenta una treintena de relatos de la mano de don Servando te hace viajar por la historia de nuestra gente con una oratoria bastante lograda, en relación a los tiempos que corren. Cuentos de labranza, noviazgos prohibidos, herencias ensangrentadas, barreras del tiempo e, incluso encuentros con la Santa Compañía, entre otras de sucesos acaecidos en diferentes escenarios que hacen brotar alguna lagrimilla, o bien, marcarte una buena sonrisa en tu rostro.

Termino confesándoles que he visitado el modesto despacho de Emilio, el lugar donde fragua y transcribe su gran caudal creativo, y donde varias carpetas rojas advierten las próximas apariciones: Jauría (lista para imprimir con ISBN y D Legal); Al Borde del Infierno (Novela); Sara, la Mujer del Oficial; y la última, titulada Catarsis de emociones.

Compartir el artículo

stats